Asaja-Almería destaca el gran esfuerzo realizado por el sector en 2012

Asaja-Almería desea destacar el enorme esfuerzo realizado por los agricultores y ganaderos en este pasado año 2012 para incrementar la producción, repercutiendo así un menor coste, y contribuyendo de este modo a mantener la actividad, el empleo y liderando las exportaciones. Esta es la fórmula elegida por el sector para afrontar la dura crisis económica por la que atraviesa el país y que hacía prever que se avecinaba un año difícil con importantes recortes en las inversiones dirigidas a este sector.

 

2012 no ha estado exento de complicaciones para los agricultores y ganaderos que van más allá de la señalada pérdida de rentabilidad. La grave sequía, las heladas, el pedrisco y las inundaciones han sido parte importante de las preocupaciones de agricultores y ganaderos en este 2012.

Precisamente la sequía está detrás de la pérdida de producción generalizada en sectores extensivos como el cereal (del que apenas se pudo salvar el 30% de la producción), la almendra y el olivar, que vive una de sus cosechas más escasas de los últimos años, si bien Asaja apunta a que la pérdida de producción de aceite en la provincia es menor que en otras zonas productoras con una variación del -15%. Esta menor producción en estos sectores ha motivado el leve incremento en los precios, pero en la mayoría de los casos no ha servido para compensar la pérdida de renta ocasionada por unos mayores costes de producción.

Tampoco se puede pasar por alto la difícil situación de la ganadería, entre ella la del sector lácteo, que ve cómo la escasez de cereal ha provocado un alto incremento en los costes de alimentación del ganado, mientras que los precios en origen están por los suelos. Por poner un ejemplo el coste de la alimentación del sector vacuno de leche se ha incrementado en 2012 en 15 céntimos de euro por litro de leche. Sin embargo, el precio de la leche ha disminuido en 3 céntimos de media con respecto al año pasado.

En el caso del sector hortofrutícola señalamos su mantenimiento como la principal actividad económica de la provincia y el esfuerzo realizado por los agricultores para compensar a través del incremento en la producción los descensos y altibajos sufridos en los precios, tal y como ocurrió en la pasada campaña (+13%). De hecho, Asaja, en su balance de campaña ya hizo alusión a la tendencia a producir más y a alargar las cosechas por la necesidad de encontrar mayor rentabilidad. Este incremento productivo se ha producido principalmente durante la primera parte del año, sin embargo desde el verano y este otoño nos hemos encontrado con un leve descenso en la producción, lo cual ha repercutido en una mejoría en las cotizaciones en origen en líneas generales y con excepciones puntuales en comparación con años anteriores, que habían sido francamente malos para este sector (tómese como referencia el año 2009).

En opinión de Asaja-Almería otro de los grandes problemas que ha padecido el sector y que se erige también en meta para este 2013 es la necesidad de promover actuaciones que mejoren los precios al agricultor y al ganadero. Este 2012 parece haber avanzado en esta materia, dando luz a la Ley de Calidad Agroalimentaria que nace a petición del sector para atajar el grave problema de falta de transparencia y de los abusos que se producen en la formación de precios, y que provocan importantes desequilibrios y frecuentes abusos sobre el eslabón más débil: la producción. Desde ASAJA esperamos que se le dé prioridad a su puesta en marcha y a que las restricciones impuestas por Competencia no desvirtúen el objetivo de esta Ley, asimismo consideramos necesaria la articulación de todas aquellas medidas que pudiesen reforzar el poder de negociación de los productores sobre el precio de sus productos. En este punto queremos destacar también la Ley de Integración de cooperativas y concentración de la oferta, que esperamos mejor la posición del productor y no de lugar a la creación de grandes “monstruos” que no repercuta en beneficios para los agricultores.

Por último, desde Asaja lamentamos que nuevamente el sector agrario se haya visto afectado por la “congelación” en algunos casos, y la desaparición en otros, de las inversiones dirigidas a este sector. La agricultura no iba a ser una excepción en la política de recortes; en el caso del Ministerio de Agricultura la caída de la inversión en este año 2012 ha sido de un 8,9% y en el caso de la Junta de Andalucía esta reducción ha sido de un 3%. Destacamos la desaparición de la ayuda autonómica a los seguros agrarios por falta de presupuesto, lo cual ha encarecido el coste del seguro agrario. También la ausencia de convocatorias para las ayudas de modernización y primera instalación de jóvenes agricultores o para fomentar el cese anticipado, todas ellas medidas necesarias para incentivar el relevo generacional.

Junto a esta situación de falta de inversión nos hemos encontrado con una mayor dificultad para el acceso al crédito por parte de agricultores y ganaderos a consecuencia de la crisis financiera, con lo cual se han empeorado las posibilidades de mejorar, innovar y modernizar las explotaciones agroganaderas.

EL AÑO AGRARIO, POR TEMAS:

DAÑOS METEREOLÓGICOS

Los daños ocasionados por la meteorología desgraciadamente han formado parte de la actualidad del sector agropecuario almeriense a lo largo de todo este año. Recordemos que a principios de año la presencia de bajas temperaturas y las heladas provocaron importantes daños en las explotaciones agrícolas de la provincia (hortícolas, cítricos, frutales, frutos secos…).

A estas heladas le debemos sumar las repercusiones originadas por la sequía en sectores como el cereal, la apicultura, olivar y ganadería. Estos daños alcanzaron los 518,6 millones de euros en Andalucía; en Almería fueron 15 Millones de euros los daños por las heladas, y 9 Millones de euros los daños por sequía (3 Millones de euros en agricultura y 6 Millones de euros en ganadería).

Tampoco se pueden olvidar las numerosas pérdidas generadas tanto por el pedrisco de agosto como por las inundaciones que se produjeron a finales de septiembre y que arrasaron el Levante y municipios del Bajo y Medio Almanzora, afectando gravemente a numerosas explotaciones agrícolas y ganaderas, además de dejar en un pésimo estado a la red viaria y las infraestructuras. Todas estas pérdidas millonarias mantienen en jaque a los productores de esta zona, que esperan la llegada de unas ayudas económicas prometidas desde el Gobierno central, pendientes de los últimos trámites parlamentarios, que son muy necesarias para poder reactivar la zona y recuperar la actividad perdida. También cabe destacar la falta de ayudas directas o de medidas específicas por parte de la Junta de Andalucía, que se ha centrado única y exclusivamente en sus competencias sobre obras públicas y actuaciones sobre ramblas y ríos y olvidando a los sectores productivos afectados.

NUEVO ACUERDO UE-MARRUECOS

Ha sido otro de los protagonistas del año ya que a pesar de los esfuerzos realizados con contactos incluso con los representantes españoles en Europa y con el apoyo del propio José Bové, quien era el encargado de defender el informe que iba a ser votado en el Parlamento, el 16 de febrero Europa dio un amplio Sí a este Acuerdo.

Este hecho es uno de los más importantes para el principal sector agrario de la provincia, ya que su influencia sobre la marcha de nuestros precios es muy alta. Se trata de un nuevo Acuerdo comercial con más concesiones al país vecino, y que conlleva incluso la liberalización para algunos productos y que debe ser vigilado de cerca ya que como hemos comprobado en este otoño, su falta de control en fronteras tiene repercusiones económicas directas en el sector productor almeriense. Precisamente el 1 de octubre entraba en vi
gor este Acuerdo, y durante el mes de noviembre Marruecos ha batido su propio récord vendiendo sus tomates en Europa a 0.36 euros/kg. Asaja ha trabajado por que incluso desde el propio Ministerio de Agricultura se hable de incumplimiento y se dé conocimiento de esta queja en el seno de la Unión Europea.

Además, hemos asistido a un primer encuentro con productores y representantes del Gobierno marroquí, a quienes desde Asaja-Almería se les ha instado a garantizar el precio mínimo establecido en el Acuerdo porque la estrategia de hundir el mercado no beneficia a los agricultores de ninguno de los dos países. Este primer comité mixto servirá para poder conocer y analizar el funcionamiento del mercado y poder expresar quejas, si bien desde Asaja-Almería se insiste en que seguirá presionando para que no entre más producto de permitido a través de las fronteras de los Estados Miembros y que se respeten las condiciones actuales del acuerdo.

MODIFICACIONES EN LA GESTIÓN DE CRISIS DE LAS FRUTAS Y HORTALIZAS

Es una de las grandes novedades de este año. El sector productor español ha forzado la aprobación de novedades en la gestión de crisis en las frutas y hortalizas tras asistir el año pasado a la crisis desatada desde Alemania por la bacteria E.Coli. Desde Asaja hemos venido trasladando en diferentes foros y encuentros la importancia de mejorar el funcionamiento de la gestión de las crisis para las frutas y hortalizas, ahora lo necesario es que las propias OPFHs pongan en funcionamiento los mecanismos de gestión de crisis existentes.

PROYECTO LEY CADENA ALIMENTARIA Y LEY PARA LA INTEGRACIÓN COOPERATIVA

Se trata de una propuesta novedosa y que fomenta la tan deseada transparencia en la formación de los precios que los agricultores y ganaderos llevamos años demandando. De este modo se permite concienciar al consumidor e informarle de cuánto se ha pagado por el producto y clarificar de este modo las prácticas que se llevan a cabo en la venta de los productos agrícolas y ganaderos. Para Asaja esta Ley es básica para atajar el grave problema de desequilibrio que existe en la cadena alimentaria, si bien es necesario avanzar en cuestiones como indicar el lugar de producción de los alimentos. Una medida de esta índole debería además incluir sanciones para quienes oculten o falseen datos de origen de producción o precio pagado al agricultor. Sin embargo acabamos el año sin poder ver esta Ley en funcionamiento debido a las modificaciones propuestas por la Comisión Nacional de la Competencia, que vienen a suavizar la posición de los productores nuevamente.

Otra de las normas novedosas que también se deben poner en marcha en breve es la Ley que fomenta la integración de las cooperativas y la concentración de la oferta también importantes retos de futuro para el sector agroalimentario.

LA REFORMA DE LA PAC TENDRÁ QUE ESPERAR

Durante todo 2012 las negociaciones en torno al camino que va a seguir la nueva política agraria común (PAC) han centrado la atención y el esfuerzo de organizaciones como Asaja, que siempre ha querido destacar que la PAC necesita de un presupuesto suficiente para garantizar los principios básicos para los que fue creada, por eso desde la organización rechazamos en su momento el actual borrador, que reduce el presupuesto en más de un 11%. España perderá según las previsiones 600 millones de euros.

Nos encontramos sin lugar a dudas ante una propuesta que necesita mejoras para abordar asuntos tan importantes como la gestión de crisis y la regulación de mercados, de forma que se establezcan mecanismos eficaces y dirigidos al productor.

Sin embargo, la falta de acuerdo y consenso en Europa ha provocado que la aprobación definitiva se posponga hasta el año 2014, por lo cual las presiones se deben incrementar durante 2013 para conseguir que el presupuesto no cree desequilibrios entre zonas productoras y permita trabajar por conseguir un sector agrario competitivo.

RECORTES EN AGRICULTURA

Asaja tampoco quiere dejar pasar el año sin destacar los nuevos recortes sufridos en los presupuestos dirigidos para la agricultura en todas las Administraciones. 2012 no iba a ser una excepción en esta falta de inyección económica y de inversión en uno de los principales motores económicos: el sector agroalimentario. En el caso del Ministerio de Agricultura la caída de la inversión en este año 2012 ha sido de un 8,9% y en el caso de la Junta de Andalucía esta reducción ha sido de un 3%.

Durante este año hemos visto cómo se producían recortes en partidas tan importantes como la de los seguros agrarios, única herramienta del agricultor para evitar pérdidas por la meteorología y enfermedades. A mediados de año diferentes Comunidades Autónomas, entre ellas la andaluza, decidieron suprimir su aportación encareciendo por tanto el coste del seguro a agricultores y ganaderos. Una decisión que desde Asaja esperamos que reconsideren para este 2013.

Otra de las ayudas que se han quedado en el dique seco ha sido la de modernización de explotaciones e incorporación de jóvenes, y las ayudas al cese anticipado de la actividad agraria; también en el caso de Andalucía debido a la necesidad de abonar los pagos pendientes desde hace varios años. Tampoco se prevé por el momento su convocatoria en 2013.

CRISIS FINANCIERA

Las dificultades por las que atraviesa el sector financiero ha tenido como principal repercusión que este año los agricultores y ganaderos hayan visto cómo su acceso al crédito, que recordemos es vital para sacar adelante las cosechas, se ha frenado y limitado repercutiendo en la puesta en marcha de nuevas explotaciones, en la compra y venta de tierras y en la incorporación de jóvenes y autónomos procedentes de otros sectores que se quieren instalar en la actividad agraria.

ASAJA PONE EN MARCHA LOS PREMIOS ‘PEPAG’

En el lado más amable del año cabe destacar que Asaja-Almería decidió poner en marcha la primera edición de los Premios PEPAG (Premios Especiales a los Productores Agrícolas y Ganaderos de la provincia de Almería) que tuvieron lugar el pasado mes de marzo y en el que se reconocía la trayectoria personal y empresarial de diferentes empresarios y personalidades relacionadas con el sector agrario almeriense.

Unos premios de los que Asaja se muestra orgullosa y que tratan de poner en valor a los verdaderos protagonistas del principal sector económico de la provincia: los agricultores y ganaderos.

BALANCE DE CAMPAÑA HORTÍCOLA: LA BÚSQUEDA DE MAYOR RENTABILIDAD LLEVA A UN ALARGAMIENTO DE LAS COSECHAS

Este fenómeno consecuencia directa de la progresiva pérdida de rentabilidad de la actividad agraria en la provincia fue señalado por la organización durante su tradicional balance de la campaña de hortícolas del que destacamos que el fuerte incremento en la producción (+13%) no ha conseguido incrementar en el valor recibido por el agricultor, que cayó una media del 10%.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *