Clara Aguilera: “Una nueva PAC más social para una agricultura competitiva y respetuosa con el clima”

El Pleno del Parlamento Europeo ha aprobado el acuerdo político, alcanzado en junio, sobre los tres Reglamentos de base que conforman la futura Política Agrícola Común (PAC). La eurodiputada socialista Clara Aguilera, miembro de la Comisión de Agricultura en la Eurocámara, ha defendido que su aprobación por parte del Parlamento y del Consejo “no podía demorarse más, ya que de ello depende la publicación de toda la legislación secundaria, a primeros de diciembre, que los Estados miembros esperan con urgencia para concluir sus respectivos Planes Estratégicos Nacionales”. Estos planes deben ser presentados a la Comisión Europea antes del 1 de enero de 2022 para que la nueva PAC entre en vigor en enero de 2023.

“Las y los socialistas hemos mejorado sustancialmente la propuesta de la Comisión, impulsando su ambición social y medioambiental”, ha destacado la eurodiputada. Asimismo, ha incidido en que los Estados miembros deberán “garantizar que todos los trabajadores de la agricultura reciban los derechos laborales que les corresponde porque, de otro modo, no cobrarán las ayudas de la PAC”.

Aguilera ha hecho especial hincapié en que el texto reconoce por primera vez el papel de la mujer rural: “Todos los programas deberán incluir la igualdad de género”. Del mismo modo, ha remarcado que se fomentarán las políticas dirigidas para los jóvenes, “el gran reto en el futuro de esta PAC”. Sin la incorporación de los jóvenes, ha dicho, “no habrá agricultura en Europa”.

Con esta reforma, la política medioambiental también se ve reforzada. La eurodiputada ha subrayado que es necesario avanzar hacia una transición ecológica justa, con un porcentaje importante para los ecoesquemas (25%); para las ayudas del segundo pilar, es decir, para el desarrollo rural (35%); y con una condicionalidad reforzada: “todos los agricultores que quieran beneficiarse de ayudas tendrán que acometer más medidas de carácter medioambiental y de lucha contra el cambio climático”, ha resaltado.

Esta transición debe contemplarse como “una gran oportunidad para intensificar la innovación y para fomentar una agricultura de calidad, competitiva, segura y más ecológica”. Al mismo tiempo, debe servir para trasladar a los mercados “productos más transparentes que cumplan con la normativa de seguridad alimentaria”, ha señalado. En este sentido, ha resaltado que las políticas de innovación deben servir para potenciar “un nuevo modelo agrícola en Europa”.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.