ASAJA Granada muestra su preocupación ante las propuestas del MAPA sobre el modelo final de la PAC

El Consejo de Ministros acaba de aprobar el Real Decreto que regula la aplicación de la PAC en España para el periodo transitorio 2021 y 2022, antes de la entrada en vigor en 2023 de la reforma diseñada por Bruselas, que debería ser un puente entre el actual modelo y la nueva PAC, y que, sin embargo, aplica una convergencia interna acelerada que carece de legitimidad y consenso, con recortes importantes para los agricultores y ganaderos que tengan derechos de pago básico por encima de la media de las regiones, sin limitar su pérdida, como venía sucediendo desde 2015 hasta la fecha, y que sacrifica los fondos que percibe Andalucía generados con trabajo y el esfuerzo de todos los que trabajan en el sector.
Partimos de una reducción presupuestaria que previamente ha sufrido un recorte del 10% en términos reales para el nuevo periodo (4.742 millones de euros de pérdidas para España y 1.289 millones para Andalucía) con respecto al Marco Financiero Plurianual anterior. Las pérdidas estimadas para el campo granadino podrían alcanzar los 100 millones de euros entre el primer pilar de ayudas directas (82,9 millones de euros) y el segundo pilar de desarrollo rural (17,1 millones de euros), lo que equivaldrían a un año entero de pagos directos sin ayudas ni para agricultores ni para ganaderos.
Le añadimos a esto el drástico modelo de convergencia que unilateralmente el Gobierno ha elaborado y decidido poner en marcha desoyendo las demandas del sector agrario, sin respetar las directrices planteadas por la Comisión Europea y sin estudios que evalúen adecuadamente su impacto. De inmediato, muchos agricultores y ganaderos verán recortada la ayuda que reciban esta misma campaña por no poder planificar siembras ni organizar sus producciones con el cambio de reglas a media partida.
Y quedan todavía por definir aspectos esenciales de la reforma como la definición de “agricultor genuino” que podría dejar fuera a muchos actuales perceptores de la PAC; el número de regiones productivas que podrían pasar de 50 a 6 provocando importantes redistribuciones; el futuro de los derechos de pago individuales, la limitación de hectáreas que pueden acogerse a los pagos, o los ecoesquemas, que suponen entre un 20% y un 30% de los pagos, condicionados a prácticas verdes a los que muchos no podrán acogerse dado que tendrán más exigencias con menos dinero.
“Está claro que, la anunciada visita a Granada del ministro de Agricultura, Luis Planas, no será bien recibida por parte de nuestros agricultores y ganaderos, tanto por su mala negociación en cuanto al nuevo Marco Financiero Plurianual, como por saltarse los tiempos de la reforma en el periodo transitorio, por romper el clima de diálogo y consenso, por los efectos negativos de sus propuestas sobre el modelo final de la PAC, y, en definitiva, por su cambio de posición y falta de coherencia respecto de lo que defendía cuando era consejero de Agricultura de Andalucía priorizando los intereses políticos” comenta la organización.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *