La Junta continúa con la limpieza de ramblas en la provincia para evitar daños por lluvias torrenciales

La Delegación Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible continúa con los trabajos de limpieza y acondicionamiento de ramblas, cauces de ríos y arroyos repartidos por distintos puntos de la provincia de Granada. Se trata, en la mayoría de los casos, de actuaciones consistentes en la eliminación de la vegetación invasora, retirada de residuos, entre otros. El objetivo de estas labores no es otro que evitar o paliar los efectos de posibles riadas en momentos de lluvias torrenciales.

Estos trabajos se vienen haciendo a través del programa ‘Servicio de limpieza y acondicionamiento de cauces 2018-2021′ para la provincia, “con el que se habrá llegado a invertir 2,5 millones al concluir ese último año”, afirmó la delegada territorial de Agricultura, María José Martín, durante su visita a los trabajos de limpieza de la rambla La Garnatilla, en Motril, donde pudo comprobar el estado de las labores de limpieza junto a la alcaldesa de la ciudad, Luisa García Chamorro.

La actuación, que dio comienzo el día 1 de septiembre, consiste en la eliminación de la vegetación invasora mediante el desbroce mecánico en los lugares accesibles y manual en el resto, así como la retirada de residuos que pudiera haber. La longitud del tramo de actuación es de 600 metros, un tramo de 350 m en el margen derecho de la rambla y otro de 250 en el margen izquierdo. La previsión técnica inicial de presupuesto para esta actuación es de 10.000 euros.

En estos momentos se encuentran ejecutadas 18 actuaciones en 12 municipios con un importe total de 286.409,48 europs, lo que supone el 57,28% de presupuesto para este año, quedando una parte similar a la ejecutada para comenzar de nuevo los trabajos de cara al otoño.

María José Martín recordó que los meses de septiembre y octubre son muy importantes para la limpieza acondicionamiento y naturalización de cauces en la cuenca mediterránea, “ya que entre mediados de septiembre y mediados de noviembre se producen los episodios de lluvias más fuertes en la cuenca, pero a la vez la ausencia de precipitaciones y sequedad de los cauces tras el verano, permite actuar en zonas donde no se puede hacer el resto del año por estar inundadas como puede ser el cauce del Guadalfeo; igualmente la sequedad del suelo y la situación de estrés de las plantas facilita el desbroce de la vegetación invasora como la caña (Arundo donax), la cual supone un gran impedimento para el avance de las aguas en el cauce ante una avenida”.

Las tareas llevadas a cabo en estos cursos naturales sirven de recuperación y naturalización del cauce, devolviendo con su eliminación la posibilidad de crecimiento a plantas propias del ámbito mediterráneo que se han visto relegadas o desaparecidas de nuestros entornos fluviales a causa del crecimiento desproporcionado de una planta invasora como la caña.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *