El sector agrario retomará las movilizaciones para exigir precios justos, eliminar aranceles y regular las importaciones de la UE

La declaración del estado de alarma interrumpió las movilizaciones que todo el sector tenía previsto celebrar en el puerto de Motril, el 19 de marzo, y en el puerto de Algeciras, el 12 de marzo, para exigir el cumplimiento de los acuerdos comerciales que la UE tiene establecidos con terceros países en cuanto a los contingentes y una reciprocidad respecto a los requisitos europeos medioambientales, de seguridad alimentaria y de condiciones laborales, dado que el descontrol de las entradas de los productos y la diferencia de los estándares de calidad o seguridad generan una competencia desleal que está provocando la ruina del sector agroalimentario y al abandono de las explotaciones. Una fecha anterior había quedado marcada en el calendario, el 19 de febrero, en que tuvo lugar la histórica manifestación del campo granadino por unos precios justos, con todo el sector unido clamando medidas estructurales a las Administraciones para superar la grave crisis de rentabilidad que soportan desde hace tiempo los agricultores y ganaderos.

Nada ha mejorado con la “nueva normalidad” y tras el esfuerzo realizado por el sector agroalimentario para que el abastecimiento de la población no se interrumpiera en los críticos momentos vividos solo nos viene de cara una mayor conciencia social de la problemática que arrastramos: desequilibrios en la cadena del valor de nuestros productos; especulación de la gran distribución; entrada fraudulenta de productos agroalimentarios; aranceles que gravan nuestras producciones; recortes presupuestarios de la Política Agraria Común e incremento de las exigencias burocráticas, así como unas políticas regresivas de la UE con las iniciativas “De la Granja a la Mesa” y “Biodiversidad” que ponen en peligro la independencia agroalimentario de la UE. Así lo ha entendido la Junta Directiva de ASAJA GRANADA tras analizar la situación actual, por lo que ha acordado retomar las movilizaciones donde se habían quedado, a expensas de una fecha concreta que permita su celebración con las suficientes garantías sanitarias.

En línea con las reivindicaciones anteriores son fundamentales para la recuperación económica del sector las siguientes medidas: la reforma de la Ley de la Cadena Alimentaria para el establecimiento de los costes mínimos que garanticen unos precios justos; la retirada obligatoria de productos en épocas excedentarias (en el caso del aceite, aprobada ya la autorregulación que la retirada se inicie ya en esta próxima campaña); el control de las importaciones; la eliminación de los aranceles y objetivos realistas en la aplicación de las estrategias medioambientales de la UE y el uso de la biotecnología apoyada en la ciencia. Como ha quedado claro durante la pandemia, el valor del sector agroalimentario como suministrador de alimentos es esencial para la sociedad y requiere que se le dé la consideración de sector estratégico y se asegure su competitividad y rentabilidad al tiempo que se avanza hacia un modelo agrícola sostenible.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *