Unión de Uniones reivindica al sector agrario y sus profesionales en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica

Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos, a través de su director general, Antonio Castellanos, ha presentado sus propuestas para incorporar al sector agrario a los planes de Reconstrucción Social y Económica, en la Comisión creada a tal efecto en el Congreso de los Diputados para paliar las consecuencias del COVID19, reivindicando que no se puede obviar a esta actividad estratégica.

Unión de Uniones, que comenzaba su intervención manifestando su pesar por las víctimas que se ha cobrado el coronavirus en España y a nivel mundial, ha puesto en evidencia la particular situación que vive el sector agrario, un sector esencial, que ya presentaba grandes problemas antes del estallido de la pandemia sanitaria.

La organización ha señalado que el COVID19 sólo ha agravado “una crisis que los agricultores y ganaderos ya traíamos, por desgracia, puesta de casa” y que las medidas adoptadas para paliar los efectos del coronavirus sobre los mercados han sido necesariamente improvisadas y escasas en relación a la dimensión del problema, sobre todo en algunas producciones como cochinillo, cordero y cabrito, flor cortada, fruta o vino.

“Alguien está haciendo el agosto en primavera”

Unión de Uniones, durante su intervención, ha manifestado la preocupación latente en el sector por unos precios que, para el consumidor, no paran de subir y que, sin embargo, no se trasladan en igual medida en origen y la necesidad de mejorar la Ley de la Cadena Alimentaria.

“Alguien está haciendo el agosto en primavera” – ha comentado Antonio Castellanos durante su intervención, numerando distintos ejemplos, como el aceite de oliva virgen extra, un 40 % más bajo para los olivicultores que en Italia, la leche, siempre por debajo de la media europea siendo deficitarios, o los cereales, donde se siguen manteniendo precios de hace 20 años mientras la barra de pan se ha multiplicado por tres.

Igualmente, el rápido crecimiento de determinadas cadenas de gran consumo, según la organización, hace pensar que la situación no se vaya a resolver a corto plazo, al crecer las cuotas y aumentar la posición de dominio y sin seguir considerándola como tal.

Unión de Uniones ha recordado las propuestas que la organización ha presentado para identificar la posición de dominio de estas grandes cadenas y para definir la venta a pérdidas. También ha subrayado que en el campo la Ley, con el añadido de los precios referidos a costes de producción, está pasando un test cada vez que un agricultor vende cebada o que un ganadero vende leche y “pronto vamos a ver si algo ha cambiado o todo sigue igual que antes de las tractoradas”.

La PAC recorta el presupuesto, pero no sus exigencias

Independientemente de la particularidad de cada Estado miembro, Unión de Uniones pone de relieve los continuos recortes de la PAC – ya anunciados en más de un 9 % – mientras siguen creciendo las exigencias agroambientales, sumándose la estrategia Farm to Fork.

Parafraseando a Einstein, “si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo”, Unión de Uniones insiste en que el 70 % del total del presupuesto de la PAC lo copan las ayudas directas y, sin embargo, se están distribuyendo de manera ineficaz y desequilibrada, por lo que es importante que impere la figura del agricultor genuino.

Por otra parte, Unión de Uniones considera que la exigencia que se da en la producción y tratamiento de los alimentos en Europa se traslade también a las de países terceros de modo que no se den circunstancias de competencia desleal entre productos, sobre todo en aquellos cuyas temporadas se solapen.

Unión de Uniones cree que es importante revisar estas cuestiones actualmente porque es ahora cuando están sobre la mesa y se pueden tratar para un mejor funcionamiento de las mismas en beneficio de los agricultores y ganaderos europeos.

La organización recuerda que antes de la crisis del coronavirus los agricultores y ganaderos españoles estaban en la calle. En este sentido, destaca que existen muchos retos a corto plazo que se deben afrontar, que ya se debían haber afrontado antes y que, ahora, la crisis sanitaria ha hecho que no se pueda prorrogar más tiempo

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *