Insuficiente la rebaja fiscal del Gobierno para el sector agrario granadino

La Delegación Territorial de la Consejería de Agricultura en Granada deplora la publicación el pasado 9 de abril en el BOE de la rebaja del IRPF para el sector agrario afectado por temporales y problemas de mercado en el que ha prevalecido por el Gobierno central la recaudación de impuestos, sin valorar la situación de agricultores y ganaderos, que se enfrentan a una situación de asfixia sin precedentes después de todo un año 2019 de pérdidas e incertidumbre por la crisis de los precios, la imposición de aranceles, los daños causados por temporales y la competencia desleal de los productos procedentes de terceros países que llegan a nuestros mercados; todo ello aumentado con la situación actual de la crisis del COVID19, que directamente y de una manera implacable afecta al sector.

Con carácter general la petición de Andalucía de rebaja fiscal para todas las producciones del sector viene indicada en un profundo informe remitido al Gobierno el pasado mes de febrero. Un documento donde se recoge los daños ocasionados en diferentes producciones agrícolas y ganaderas a lo largo de 2019 por adversidades meteorológicas, la crisis de precios, la imposición de aranceles o la disminución en un 8,6% de la renta agraria.

Esta petición de la comunidad no ha sido atendida a nivel general y en concreto analizando las situaciones de cada provincia, Granada como consecuencia de la DANA que tuvo lugar entre los días 13 y 14 de septiembre, se considero necesario adaptar para el año 2019 una reducción al 38,4 % (0,10) del índice de rendimiento neto a las producciones hortícolas en los términos afectados por la citada inclemencia meteorológica, ofreciendo el Gobierno solamente una reducción al 50 o 69,23% (0,13 o 0,18) según los casos y/o productos, todo ello en unos momentos donde el sector hortícola en la provincia de Granada necesita liquidez para seguir adelante.

En el caso del olivar el trato del Gobierno central con la provincia de Granada ha sido igual al del resto de la comunidad autónoma. Con una petición inicial de la Junta de una reducción del 100%, (pasando del 0,26 al 0,0 para toda Andalucía), justificada por situaciones de fuerte escasez de precipitaciones, que ha provocado un descenso importante en la producción, junto con la mayor incidencia de la alternancia anual de la producción en secanos principalmente por la gran producción de la campaña pasada, el cuajado escaso e irregular debido a las altas temperaturas de final de primavera, sumado a la caída de precios, con una situación en la que los costes de producción superan a los precios de venta del producto, y el establecimiento del arancel al aceite de oliva por parte de las autoridades estadounidenses, se considero adaptar para el año 2019 el índice de rendimiento neto al 0,0; petición no atendida por el Ministerio que ha fijado una reducción para este cultivo del 50% (0,13).

Esta misma situación se repite para la apicultura, del 100% de reducción solicitado por la administración andaluza, el Gobierno se ha quedado en el 50% (0,13). Debemos recordar que la provincia de Granada es una importante zona de producción apícola, tanto que posee una de las tres únicas mieles con Denominaciones de Origen Protegidas  de España, contando con más de 700 apicultores y casi 60.000 colmenas entre estantes y trashumantes, que representan el 9,20% de Andalucía, apicultores que con esta medida del Gobierno encontrarán nuevas dificultades para seguir adelante con sus explotaciones.

Igualmente la ganadería de la provincia también se ha visto afectada por la decisión del Ministerio, ante la solicitud por la Junta de una reducción al 0,07 (53,87 %) del indice sobre el ovino de carne extensivo; donde Granada aporta denominaciones tan importantes y reconocidas como la del cordero segureño o la oveja lojeña, el Gobierno central lo ha dictado en una reducción al 69,2% (0,09) sobre el indice normal de 0,13.

Por todo ello los sectores agrícolas y ganaderos más importantes de la provincia de Granada, los que generan más volumen de puestos de trabajo, tendrán que hacer frente al pago de estos impuestos tras haber sufrido una caída de ingresos que, en algunos casos, llega hasta del cien por cien, todo ello que en declaraciones de la propia Consejera Carmen Crespo, donde ha indicado que “resulta incomprensible que el Gobierno deje de atender la llamada de auxilio de sectores como el de frutas y hortalizas, afectados gravemente por la DANA del año pasado, o el del olivar, que sufre especialmente el impacto de la sequía”; “momento en el que el Gobierno de Sánchez ha tenido la oportunidad de actuar con justicia y solidaridad con los miles de agricultores y ganaderos que se levantan cada día para garantizarnos alimentos de calidad, en cambio ha optado por mantener la presión fiscal”, ha asegurado la consejera, quien también ha recordado cómo el sector está participando “con extraordinaria generosidad en las tareas de desinfección de sus pueblos. No se lo merecen”, ha enfatizado.

Artículos Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *