La Asociación de Propietarios de la Sierra de Baza celebra la nueva actitud de la Junta de Andalucía en relación al Espacio Protegido.

En una reciente reunión de la Asociación de Propietarios del
Parque Natural Sierra de Baza, Caniles, Gor, Charches y Dólar, con María José Martín,
Delegada Territorial de la Delegación de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo
Sostenible en Granada, los propietarios pusieron de manifiesto los problemas
que vienen padeciendo debido a la mala gestión del Parque y una normativa obsoleta y
caducada desde hace años.
Luis Moya, Presidente de la Asociación, expuso diversos aspectos que afectan a
los propietarios de la Sierra de Baza, entre ellos la imposibilidad de arreglar los cortijos
conforme a la actual normativa, que se encuentra caducada. “Es necesaria una
modificación profunda de la normativa PORN y PRUG para adaptarla a la realidad
actual”, declaró Luis Moya.
Además de arreglar los cortijos, es necesario que la Junta permita arreglar el
acceso a los mismos y adaptar los pasos de herradura a los vehículos actuales.
Miguel Molina, alcalde de Gor, indicó la problemática en cuanto a los deslindes
de los montes públicos. Debido a que la administración no ha realizado dichos
deslindes, el Registro de la Propiedad no puede inscribir las fincas a la hora de realizar
las escrituras, por lo que obstaculiza cualquier actuación que pretendan llevar a cabo
los propietarios.
Por otro lado, también se puso de manifiesto la necesidad de cambiar la
representación en la Junta Rectora del Parque para dar cabida a los propietarios, ya
que suponen un 30% de la superficie del espacio natural y en la actualidad no tienen ni
voz ni voto. Lo más democrático sería incorporar a la Junta Rectora un representante
de los propietarios por cada municipio de la zona de influencia del Parque.
El técnico Pedro Castillo (SBIngeniería, SLP) indicó la dificultad de poner en
marcha el II Plan de Desarrollo Sostenible del Parque Natural Sierra de Baza,
actualmente en fase de borrador, ya que las líneas de actuación son imposibles de
llevarse a cabo con la actual normativa, por lo que el Plan se convierte directamente en
papel mojado.
Por su parte, María José Martín, Delegada Territorial, demostró un gran
conocimiento de la problemática que afecta al Parque, indicando que “la intención de la
nueva administración es trabajar para cambiar la normativa, dando participación a los
propietarios del Parque”.
De esta forma la Delegación Territorial se da un plazo de un año para realizar el
cambio normativo. Por otro lado, la Delegada también incidió en la necesidad de
aprovechar los muchos recursos que ofrece el Parque Natural, tales como el turismo, la
madera, la caza, la agricultura y ganadería, las plantas aromáticas, las setas, etc.
Se abre así un nuevo periodo de gestión que da esperanza a los propietarios
para que en un futuro puedan mantener sus propiedades en unas condiciones dignas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *