AGAPRO alerta de la exclusión de las ayudas a los regadíos de las Comarcas de Baza y Huéscar

La Asociación de Agricultores, Ganaderos y Productores (AGAPRO) ha
presentado en la Oficina Comarcal Agraria de Baza una batería de alegaciones al
Proyecto de Orden por la que se modifica la Orden de ayudas a los regadíos de
ámbito general y los declarados de Interés General, dentro del Marco del
Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020.
La puesta en riego de unas 25.000 has en las comarcas de Baza-Huéscar
están contempladas históricamente por los planes hidrológicos de la cuenca del
Guadalquivir y declaradas de interés general por la Comunidad Autónoma
mediante el Decreto 178/1989. Posteriormente se aprobó el Decreto 153/1998,
de 21 de julio, por el que se aprueba el Plan de Transformación de la Zona
Regable de la Comarca Baza-Huéscar (Granada). En ambos decretos se definían
los perímetros de los sectores de riego para antiguos y nuevos regadíos.
Finalmente al amparo de la aprobación del Decreto 378/2009, de 1 de
diciembre, por el que se modifica los decretos anteriores, los perímetros de riego
pasaron a estar delimitados por los términos municipales respectivos, ampliando
las posibilidades de actuación a todas las zonas cultivables de la comarca.
A raíz de esta nueva situación, los agricultores de la Comarca de Baza
interesados en la transformación y modernización de regadíos crearon las
Comunidades de Regantes y solicitaron las concesiones amparadas en la reserva
que contempla el Plan Hidrológico.
Sin embargo, la publicación en el BOJA de 4/5/2016 del fallo del Tribunal
Supremo que anula dicho Decreto 378/2009 por un defecto de forma en el trámite
de información pública a raíz del recurso presentado por la Asociación para la
Conservación Piscícola y de los Ecosistemas Acuáticos del Sur, ha creado en las
Comunidades de Regantes de la Comarca una gran incertidumbre acerca de la
subvencionalidad de sus proyectos, ya que la mayoría contempla perímetros de
riego distintos a los perímetros indicados en los decretos anteriores al de 2009.
Esto puede suponer que las Comunidades de Regantes no puedan ser
auxiliadas por las subvenciones dirigidas a mejoras de regadíos en actuaciones
declaradas de interés de la Comunidad Autónoma (nuevos regadíos) o cualquier
otra línea de ayudas a los regadíos, como ha ocurrido con la CR del Portillo de
Castril.
A este respecto, José Antonio Azor, Presidente de AGAPRO, ha
manifestado que “las expectativas creadas en los agricultores por el Decreto
378/2009, así como los gastos y todo el trabajo realizado en la constitución de
comunidades, elaboración de los documentos para la concesión, Estudios de
Impacto Ambiental, Estudios Arqueológicos, etc., pueden quedar en nada tras la
anulación judicial de dicho Decreto, creando una gran incertidumbre y frustración
en las Comunidades afectadas que necesitan de las ayudas FEADER para
desarrollar sus regadíos”, ha indicado.
Así, las alegaciones plantean las soluciones necesarias que tiene que
realizar la Junta de Andalucía para que estos regadíos puedan beneficiarse de las
ayudas y para que puedan realizarse las infraestructuras de riego generales así
como las particulares de cada Comunidad de Regantes, en igualdad de
condiciones que el resto de Andalucía.
Cada convocatoria de ayudas a los regadíos declarados de Interés General
supone un desagravio al Altiplano de Granada ya que no puede beneficiarse de
estas ayudas a pesar de los esfuerzos realizados por las Comunidades de
Regantes.
La modernización de regadíos en esta zona, que lleva esperando más de
40 años, es fundamental para cortar la sangría de despoblación que se está
produciendo en los últimos años. El desarrollo de los regadíos permitiría la
creación de empresas agrícolas, el relevo generacional y en definitiva el
desarrollo de infraestructuras en una zona abandonada por las administraciones.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *