La Asociación AGAPRO alerta del descontrol del consumo en los pozos para riego del Altiplano Norte de Granada

Se ha celebrado la cuarta sesión del proyecto “Unidos por el Agua y el Territorio” que ha puesto en marcha la Asociación AGAPRO para que se tenga en cuenta al Altiplano Norte de Granada en el nuevo ciclo de la Planificación Hidrológica del Guadalquivir.

Previamente a la reunión se organizó una jornada para conocer la realidad de las comarcas de Baza y Huéscar en cuanto a las presiones que se están ejerciendo sobre las masas de agua. En la jornada, que comenzó en Castril y finalizó en la vega de Baza, se puso de manifiesto los problemas de los regadíos tradicionales, los trasvases, los abastecimientos de agua potable, la gestión de las aguas residuales, la despoblación y la explotación de las aguas superficiales y subterráneas de la cuenca del Alto Guadiana Menor, entre otros temas.

Isabel Mesas, alcaldesa de Caniles, abrió la sesión mostrando su apoyo a la Asociación por su importancia y por implicar a la gente joven. Resaltó que “el abastecimiento de agua potable del municipio desde el pozo es un grave problema económico y un riesgo debido a las averías, siendo indispensable un abastecimiento desde aguas superficiales, pero también reconozco la importancia del ecosistema del río Castril, que es de todos, por lo que hay que buscar la manera de solucionar estos problemas desde el consenso”, concluyó la alcaldesa.

José Antonio Azor, presidente de la asociación AGAPRO, realizó un emotivo reconocimiento al empresario canilero Joaquín Moreno, recientemente fallecido, por ser un pionero en la comarca en el desarrollo agrícola y en las instalaciones de riego eficientes. También alertó sobre la necesidad de infraestructuras hidráulicas y la amenaza que supondrán las futuras instalaciones de energía solar en cuanto a la pérdida de suelo agrícola fértil y el arranque masivo de arboleda en las parcelas donde se pretenden instalar estas plantas fotovoltaicas. Por otro lado habrá que tener en cuenta la gran demanda de agua que generan las plantas termosolares.

En la reunión se puso de manifiesto la gran cantidad de pozos ilegales existentes en el Altiplano, más de 1.000 según Miguel Ortiz presidente de la Plataforma de Defensa del Río Castril, y el poco control que había por parte de la Confederación Hidrográfica, con la consecuente sobre-explotación de los acuíferos y deterioro de las masas de agua, entre ellas las de abastecimiento humano. Y es que es una práctica común solicitar un aprovechamiento para el riego de una pequeña superficie y luego multiplicar la zona de riego, o bien multiplicar el consumo de agua concedida. Según Octavio Navarro, de la Comunidad de Regantes de Vélez y Orce, “este hecho ha provocado, entre otros, la desecación de los nacimientos de la Sierra de María y la Sierra de Orce, consecuencias que han sido pagadas paro las Comunidades de Regantes tradicionales que ven como se desertifican sus vegas”, ha indicado.  Por otro lado, los regantes de las comunidades tradicionales, sobre todo en Caniles, se quejan de que todavía no cuentan con la autorización de los pozos que les hizo la FAO, con objeto de mantener sus caudales concesionales en el estiaje. Se priman las grandes explotaciones superintensivas abastecidas de pozos sin control mientras se condena al ostracismo a los regadíos sociales de las comunidades tradicionales.

Paco Casero, Presidente de la Fundación Savia, mostró su satisfacción por la reunión y destacó que “por fin el territorio se está preocupando del agua y ha dejado de mirar para otro lado”. Debido a la importancia de la perspectiva de género en la transformación del territorio y para fijar a la población, Paco Casero invitó a la directora de la OCA, Mari Carmen Moreno y a la Técnica del GDR Altiplano de Granada, Teresa Gómez-Pastrana, para que contaran porqué habían elegido este territorio para vivir.

Mari Carmen Moreno, expresó que el valor del territorio está en la diferencia, “quizá sean las comarcas con mejor calidad del aire de casi toda España”. Sin embargo, la singularidad y potencialidad del Altiplano no se ve recompensada con las políticas que se aplican. “En la normativa no existe el Altiplano, si bien las ayudas de la PAC pretenden vertebrar y equilibrar los territorios, la realidad es que el Altiplano tiene las subvenciones más bajas del Estado a pesar de ser una zona deprimida que ha realizado mucho esfuerzo en las medidas de medio ambiente y clima de la PAC”, explicó la directora de la OCA. Por su parte, Teresa Gómez-Pastrana, indicó que “me enamoré del Altiplano, su gente, su medio ambiente, su cultura, todo en este territorio tiene una gran riqueza”. Para la Técnico del GDR es necesario poner en valor esta riqueza mediante la interlocución con la administración.

Durante muchos años atrás las Comarcas de Baza y Huéscar han sufrido el abandono institucional, con grandes deficiencias en infraestructuras y otros servicios que han dado pie a que sus recursos sean esquilmados por grandes inversores. Sin embargo en los últimos años parece que el Altiplano está tomando consciencia de su maltrato, pero también de su potencial y está alzando la voz para cambiar la realidad del territorio y hacerlo atractivo para los jóvenes. Fruto de ello es la proliferación de asociaciones, plataformas y otros movimientos sociales reivindicativos que pretenden hacer justicia por el Altiplano, tomar consciencia del valor del territorio y elevar el orgullo y la dignidad de sus pobladores.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *