¿Cómo elegir el mejor fertilizante?

Para que la calidad del suelo sea óptima para el cultivo, y asegurar el mejor desarrollo de las plantas, y su resistencia a posibles plagas y enfermedades, es esencial utilizar los abonos y fertilizantes adecuados. Pero dada la gran variedad de productos que existen en el mercado para este fin, para elegir correctamente el mejor fertilizante conviene conocer qué tipos existen y cuáles son sus características.

¿En qué se diferencian los abonos de los fertilizantes?

Tanto abonos como fertilizantes cumplen las funciones de optimizar y nutrir el suelo y las plantas. Su única diferencia reside en que los abonos están constituidos por principios activos orgánicos o naturales, mientras que los componentes de los fertilizantes son artificiales.

Tipos de fertilizantes: líquidos o sólidos

Una de las clasificaciones que podemos hacer para distinguir los diferentes tipos de fertilizantes es su formato. En este sentido, es posible diferenciar entre fertilizantes líquidos o sólidos. Pero, ¿qué peculiaridades tiene cada una de estas categorías?

¿Cómo funcionan los fertilizantes sólidos?

Los fertilizantes sólidos pueden encontrarse en polvo, pastillas, granulado, macro-granulados o bastones.

Los fertilizantes en polvo suelen utilizarse para cultivos más tradicionales, se aplican de forma directa y diluidos en agua.

Por su parte, los abonos granulados tienen una dosificación más precisa y liberan nutrientes gradualmente, favoreciendo una distribución uniforme por el terreno. Los macro-granulados son de un tamaño aproximado de 2 o 3 cm y liberan nutrientes progresivamente. Los bastones son una especie de pinchos de fertilizante que se introducen en el suelo y aportan su contenido gradualmente.

¿Por qué usar fertilizantes líquidos?

Los fertilizantes líquidos pueden aplicarse directamente o disolverse en agua. Este tipo de fertilizantes o abonos tienen una efectividad más rápida, ya que se absorben más velozmente. Pueden aplicarse antes o después de la siembra, y suelen utilizarse más en plantas en macetas y jardineras, o en grandes plantaciones por medio del agua.

¿Cómo funcionan los componentes de los fertilizantes?

Cada abono o fertilizante está compuesto por elementos diferentes con funciones específicas. Los más comunes son los siguientes:

-Fósforo: Sirve para estimular el crecimiento de las raíces.
-Nitrógeno: Este componente se encarga de favorecer el crecimiento de la planta.
-Postasio: Los fertilizantes ricos en potasio favorecen la floración del cultivo.
-Micronutrientes y oligoelementos: Estos componentes posibilitan el correcto desarrollo y crecimiento de la planta. Algunos de los más habituales son el magnesio, el hierro y el zinc.

¿Cómo utilizar correctamente el mejor fertilizante?

Tras elegir el mejor fertilizante para nuestro cultivo, es importante saber cómo utilizarlo de forma adecuada para aprovechar al máximo todos sus beneficios.

Lo primero, es obedecer las indicaciones que aconseja el fabricante en el envase. Se aconseja abonar con abonos de liberación lenta o hacerlo más a menudo con dosis más pequeñas. Después de cada abonado, se recomienda regar la zona abonada.

El producto debe estar siempre lejos del alcance de los niños, y nunca traspasar a otros envases que puedan crear confusión. Evita abonar con temperaturas muy elevadas, viento o lluvia.

¿Dónde comprar el mejor fertilizante?

En Green Money cuentan con más de 10 años de experiencia en el sector que lo avalan como líder. En esta empresa disponen de las primeras marcas con los precios más bajos del mercado y con envíos exprés gratis a partir de 50€. Además, son expertos en horticultura técnica y ofrecen asesoramiento profesional de forma gratuita. Puedes contactar con ellos llamando al 958 070 023.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *