El consumo de energías renovables en Andalucía se acerca a máximos históricos

El consumo de energía en Andalucía procedente de fuentes renovables alcanzó en 2017 las 3.609 ktep (kilotoneladas equivalentes de petróleo), la segunda cifra más alta de su historia y próxima al máximo histórico registrado en 2014.

Así se recoge en la publicación ‘Datos Energéticos de Andalucía 2017’, documento que realiza anualmente la Agencia Andaluza de la Energía, entidad adscrita a la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, ha informado en un comunicado.

En un año marcado por el crecimiento generalizado del consumo de todas las fuentes de energía, tanto renovables como de origen fósil, el aporte de fuentes limpias aumenta un 3,2 % respecto al año anterior (111 ktep), motivado principalmente por la mayor generación eléctrica con energía eólica y termosolar.

Mantiene así un papel destacado en la matriz de consumo de energía, multiplicándose por más de tres en los últimos diez años y siendo la tercera fuente de consumo en Andalucía, tras el petróleo y el gas natural.

En España, el aporte de renovables se ha reducido un 9,2 %, según los datos de la Junta.

De esta forma, las energías renovables representan en la estructura energética andaluza el 18,6 % del consumo de energía primaria (energía que no ha sido sometida a ningún proceso de conversión y se encuentra en su forma natural), que se sitúa en 19.412,1 ktep, un 6,2 % más que el año anterior.

El aprovechamiento de los recursos renovables está permitiendo mejorar la tasa de dependencia energética del exterior, situándose en 2017 en el 81,6 (en el año 2000 era del 90 % y en 2006 del 94 %), lo que se traduce en una reducción de las importaciones de energía.

Respecto a la generación eléctrica, las energías renovables produjeron 13.468 GWh, lo que equivale al 40 % de la demanda eléctrica de los andaluces.

También se ha registrado en 2018 un crecimiento de la demanda de productos petrolíferos en transporte y de carbón para generación eléctrica con respecto a 2016, debido a una recuperación del consumo de energía final (consumo de energía en el conjunto de la industria, transporte, servicios, agricultura y pesca y hogares), la cual se ha incrementado en un 5,5 (672 ktep).

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *