Sánchez Haro destaca la experiencia de Ejidomar y la califica como un “fiel reflejo” de las ventajas de la concentración

El consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez Haro, ha destacado la experiencia de la cooperativa Ejidomar, una de las decanas de la provincia de Almería, y la ha calificado como un “fiel reflejo” de las ventajas de la concentración de la oferta. Lo ha hecho en el marco de su visita a las instalaciones de esta entidad con sede en la localidad de El Ejido, donde ha mantenido un encuentro con unos agricultores que, gracias a su agrupación en torno a una Organización de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH), aprovechan la oportunidad de los fondos operativos para mejorar, “de un modo constante”, sus invernaderos, sistemas de riego y equipos de recolección y transporte.

Ejidomar, no en vano, cuenta con un programa operativo vigente para el periodo 2014-2018 que contempla una inversión público-privada de hasta 10,6 millones de euros, con un montante de ayudas aprobado por parte de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural para todo el marco de 5,1 millones de euros (una media de más de un millón de euros anuales). Con el apoyo de estos recursos, este año incorporarán otros dos calibradores más de sandía y el manipulado del melón.

Sin duda, en palabras de Sánchez Haro, estamos ante una fórmula de “éxito contrastado”. Bajo el punto de vista del consejero, esta figura “ha permitido a nuestro sector hortodrutícola situarse en una posición de vanguardia en calidad y excelencia y ha acrecentado su capacidad exportadora para llevarlo a la conquista de los mercados y, en consecuencia, al liderazgo internacional”. Almería, en este sentido, “es el máximo exponente de este modelo en la comunidad autónoma”. Así lo señalan, de hecho, los datos de este año, en el que esta provincia ha absorbido, a través de 32 OPFH, 48,9 millones de euros (el 67,1%) de los 72,9 millones de euros abonados para la ejecución de los programas operativos de toda Andalucía.

Vocación exportadora

Ejidomar, fundada en 1976 y con una superficie de cultivo de 283 hectáreas, tiene una marcada vocación exportadora. El 90% de su diversificada producción, que asciende a 40.000 toneladas (un 45%, de pimiento; un 30%, de sandía; y el 25% restante, repartido entre el pepino, el melón, la berenjena y el calabacín), parte directa hacia los mercados internacionales, con la Unión Europea como destino mayoritario y, dentro de ella, con Alemania y Suiza como principales clientes. Cerró el ejercicio 2017 con una facturación de alrededor de 30 millones de euros.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *