Una menor competencia y una caída de la oferta elevan el valor de pepino y calabacín

Almería comienza ya a ser predominante en el mercado europeo de frutas y hortalizas, encontrando en el mismo una menor competencia. Este es uno de los factores que según el último informe sobre hortícolas protegidos del Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural para explicar la subida de los precios de los productos hortofrutícolas desde la segunda mitad del pasado mes de octubre. En este incremento, casi generalizado de los precios, destacaron en el análisis el pepino y el calabacín.

Al motivo del descenso de la competencia de la producción andaluza en los lineales de la gran distribución europea, debido a que la producción holandesa está finalizada, se unen otros factores que, según los expertos consultados por la Administración andaluza, está incidiendo en la mejor venta en origen.
En el caso del pepino largo está influyendo también una merma de la oferta, tanto en la provincia de Almería como en la de Granada. «La brusca bajada de las temperaturas y la reducción de los niveles de radiación solar durante la segunda quincena de octubre no han favorecido la producción de pepino», detalla el Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería de Agricultura en su informe. Según expertos del sector, será ahora, a partir de la mitad del mes de noviembre cuando comenzarán a entrar cantidades importantes de pepino en las comercializadoras andaluzas.

El precio medio alcanzado por el pepino largo, el tipo Almería, en las semanas 43 y 44, fue el doble que en las mismas semanas del año pasado, llegando a los 0,62 y 0,70 euros por kilogramo, respectivamente. En estos días, lo que pone de manifiesto esa progresión en las cotizaciones debido a esa disminución de la oferta, los precios en origen de esta hortaliza superan incluso el euro por kilogramo.

En el caso del calabacín, explicaron en el Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería, también influyen diferentes condiciones. Por un lado, destaca que el cultivo se encuentra en un período de transición productiva entre la finalización de los cultivos más tempranos y el inicio de los nuevos trasplantes de otoño, que se realizan mayoritariamente desde el mes de noviembre hasta mediados de diciembre.
Por otra parte, hay otro factor que influye en el descenso de la producción. Se trata, según se aclara en el informe andaluz, de la alta incidencia del virus Nueva Delhi, «que ha afectado al rendimiento de las plantaciones y ha obligado a arrancar cultivos».

A esta coyuntura «se suma la bajada de las temperaturas, de los niveles de radiación solar, y la caída de precipitaciones a finales del mes de octubre, dando como resultado una limitada oferta de calabacín en Almería», detallan en el Observatorio de Precios y Mercados.
En el panorama internacional la producción andaluza de calabacín, predominante en estos momentos en Almería, no encuentra gran competencia. La campaña centroeuropea se encuentra prácticamente terminada, mientras que Marruecos, principal competidor de la producción almeriense, no dispone de cantidades significativas de calabacín. En Agadir, «una de las tres principales zonas productoras de Marruecos, la superficie de calabacín se ha reducido esta campaña, según apuntan expertos del sector. La mayor parte de las plantaciones de calabacín en esta región se realizan al aire libre, y la alta incidencia de virus Nueva Delhi ha obligado a arrancar numerosas plantaciones».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *