Granada quiere una PAC con menos desigualdades entre territorios, según ASAJA

La distribución actual de las ayudas comunitarias no sigue en  nuestra provincia criterios homogéneos de productividad con respecto a comarcas agrícolas limítrofes de Jaén o Málaga, hay diferencias de reparto muy extremas entre nuestros propios municipios, y, con respecto al resto de provincias andaluzas Granada se sitúa en séptima posición en cuanto a la media de ayuda por beneficiario y por hectárea.  En la nueva PAC que se perfila (2021-2027) ASAJA GRANADA apuesta por una variante del actual modelo que se oriente hacia la convergencia (una misma ayuda por hectárea y diferenciando cultivos), la simplificación burocrática y el mantenimiento del presupuesto actual.

La Junta de Andalucía acaba de anunciar el pago del anticipo de las ayudas de la PAC  (el 50% del total) por un valor  de 558,8 millones de euros, de los cuales 50 millones recaen en Granada repartidos entre 30.000 beneficiarios. Son muy bienvenidas estas ayudas en este momento para afrontar los gastos necesarios del nuevo curso agrario, sobre todo, después de un difícil año 2017 por la prolongada sequía que tuvo en vilo a los agricultores y ganaderos hasta las lluvias de la pasada primavera, pero también nos ponen en la realidad al mostrar, según datos aportados por la propia Administración autónoma, las diferencias que hay entre las provincias andaluzas en cuanto a la media que recibe un productor por hectárea o la media por beneficiario. Granada se sitúa en penúltima posición con un rango casi siete veces inferior si hablamos de euros por hectárea (257 euros/ha) con respecto a la primera posición que ocupa Cádiz,  con 1.773 euros/ha, seguida de Sevilla con 557 euros/ha, y, asimismo, en penúltima posición si hablamos de media por beneficiario, 1.631 euros frente a los 6.741 euros de Cádiz o los 5.286 euros de Sevilla.

Es un hecho, después de tres años de la puesta en marcha del sistema de regionalización productiva en que se basa  la actual PAC 2015-2020 (que divide el mapa de España en 24 regiones agrarias ―no geográficas― con diferentes estratos de ayudas establecidos por tipos de superficie: cultivos de regadío, de secano, cultivos permanentes y pastos), que Granada queda en él muy mal perfilada dadas las evidentes desigualdades con respecto a otras provincias andaluzas al no seguirse criterios de productividad homogéneos. Se da el caso,  por ejemplo, que comarcas agrarias como la Vega o Alhama, con índices productivos altos están incluidas en un estrato de ayudas inferior al de comarcas agrarias de provincias limítrofes como Jaén o Málaga con similares índices, e incluso entre nuestros propios municipios hay diferencias internas muy extremas de estratos de ayudas.

Proponemos, por tanto, en las negociaciones para la nueva PAC 2021-207 un nuevo modelo que se oriente hacia la convergencia  y la simplificación burocrática. Se trata de abandonar los criterios de productividad basados en rendimientos históricos de los años noventa, que siguen perpetuando las diferencias entre territorios y primando a determinados productores en determinadas zonas, y adoptar una variante de la actual PAC con importes únicos diferenciados por tipos de superficie y de cultivos,  con el fin de procurar el mínimo nivel de renta para los agricultores y ganaderos. También apostamos por una verdadera simplificación burocrática, que haga comprensible el sentido y utilidad de los procedimientos exigidos, con normas comunes para toda la Unión Europea, así como por el mantenimiento del presupuesto al nivel actual.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *