Una misma finca podrá producir en ecológico y en convencional

El nuevo Reglamento de producción ecológica aprobado por la Comisión Europea y el Parlamento Europeo, que entrará en vigor en 2021, incorpora, entre otras propuestas que había reclamado el sector agrario, la del respeto por la seguridad laboral del ganadero y la auto producción del material vegetal ecológico. Estos cambios «son positivos» a juicio de la organización agraria Unión de Uniones, que a a través de sus organizaciones territoriales defendió la incorporación de estos puntos a la nueva legislación de la Unión Europea. Así, la organización agraria se mostró satisfecha «porque el nuevo Reglamento contempla reclamaciones que se fueron trasladando tanto a los diferentes departamentos agrarios de las comunidades autónomas como al Ministerio de Agricultura.

De esta forma, el nuevo marco normativo, como explicó Unión de Uniones, a través de un comunicado, «permite las explotaciones mixtas (las que tienen parte de la producción convencional y parte, ecológica, siempre que no se trate del mismo tipo de producción), así como la conversión por fases de las plantaciones permanentes (árboles frutales) y abre la puerta a que también puedan convertirse por fases las explotaciones ganaderas».

Además, facilita la comercialización y la auto producción del material vegetal ecológico, «eximiéndose de tener que seguir el mismo procedimiento que tiene el material vegetal convencional, para poder ser comercializado», apuntó la organización agraria.
Otras cuestiones reclamadas contempladas en el reglamento son que los recursos autorizados en producción agraria ecológica se puedan emplear en toda la UE y no dependan de la arbitrariedad de cada organismo de certificación. Por otra parte, el reglamento no pone fin al uso de semilla no ecológica no tratada químicamente en caso de no disponer de ecológica, y pide reciprocidad en el cumplimiento de las normas para los productos importados.

La organización continuará realizando propuestas en la fase de desarrollo del Reglamento, para evitar que se introduzcan obligaciones arbitrarias que supongan nuevos costes de producción o lucro cesante innecesarios para el campo ecológica, y para garantizar una producción agraria ecológica que respete las especificidades de la agricultura mediterránea.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *