El plan de recuperación del acuífero del Poniente será definitivo e implicará al 100% de los usuarios de pozos

El plan diseñado por los regantes para recuperar el acuífero sobre explotado del Poniente almeriense tendrá carácter definitivo con el fin de poder cumplir en 2021 con la exigencia reflejada en el Plan Hidrológico Nacional, que «especifica la reducción de al menos 50 hectómetros cúbicos en las extracciones de la masa de agua subterránea 060.013 Campo de Dalías-Sierra de Gádor, que se encuentra en muy mal estado», informaron desde la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente Almeriense (Jcuapa).

En consecuencia, esto supone que todos los titulares de derechos de agua procedente del acuífero sobre explotado están obligados a participar en el plan de recuperación, según se recoge en la resolución de la Consejería de Medio Ambiente publicada en octubre del año pasado para disponer el establecimiento de medidas que permitan la mejora cuantitativa y cualitativa del acuífero sobre explotado.

Dicha resolución también obliga a que todos los titulares de derechos de agua se integren como miembros de la Junta Central de Usuarios del Acuífero del Poniente. El plazo de seis meses concedido para el proceso de integración voluntaria en Jcuapa finaliza el próximo 9 de julio. Hasta el momento, «se han integrado voluntariamente seis comunidades con una superficie de riego superior a las 1.000 hectáreas». En total, la Junta Central representa ya a más de 19.000 hectáreas de riego localizadas a lo largo y ancho de toda la superficie del acuífero sobre explotado, que discurre entre las faldas de la sierra de Gádor y el mar Mediterráneo.

El motivo que justifica la integración obligatoria de todos los titulares de derechos de agua es que la Junta Central de Usuarios será la entidad que reciba de la Junta de Andalucía todas las competencias administrativas con carácter permanente para la coordinación y planificación de los recursos hídricos disponibles en el Poniente almeriense, tanto para riego como para abastecimiento. «Recuperar el acuífero debe ser cosa de todos, y es lógico que la Junta de Andalucía confíe en la Jcuapa la enorme responsabilidad de coordinar la reducción de las extracciones, ya que somos un instrumento democrático en manos de los usuarios y ya teníamos la representatividad mayoritaria en la zona afectada», explicó Manuel García Quero, presidente de Jcuapa.

Una vez que la Consejería de Medio Ambiente apruebe oficialmente el plan de extracciones para los próximos años, todas las decisiones de la Junta Central serán de obligado cumplimiento. «Todos tendremos que reducir las extracciones y los derechos de agua se ajustarán proporcionalmente, pero nadie perderá sus derechos», añadió García Quero, quien recordó a los regantes que «la recuperación no es un capricho, sino una obligación del Plan Hidrológico Nacional y una exigencia de las certificaciones de calidad, así que todos debemos ser responsables y actuar en defensa del interés general del sector agroalimentario, dejando a un lado los personalismos y los intereses particulares».

El plan comenzó con carácter provisional en 2017. Ese año se consiguió reducir las extracciones del acuífero sobre explotado en 27 hectómetros cúbicos, mientras que el objetivo para 2018 es dejar de extraer 40. Se aprovechan recursos hídricos alternativos procedentes de la desaladora del Campo de Dalías, Benínar, las depuradoras y las aguas sobrantes del acuífero superior.

La Junta Central de Usuarios celebrará el próximo lunes 16 de julio una asamblea general ordinaria para modificar sus estatutos, a fin de poder ejercer con carácter permanente las competencias otorgadas por la Consejería de Medio Ambiente para velar por el cumplimiento del plan de recuperación del acuífero y contar con respaldo legal para que dicho plan de recuperación tenga carácter definitivo.

A la asamblea podrán asistir todas las comunidades de regantes que a fecha de 9 de julio de este año pertenezcan formalmente a la Junta Central de Usuarios. Aquellas comunidades de regantes que tras la celebración de la asamblea general no estén integradas en Jcuapa, estarán igualmente obligadas a cumplir con el plan de recuperación.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *