Cajamar apoya el talento y nuevas ideas en materia de gestión del agua

Cajamar Caja Rural pone en marcha un proyecto para desarrollar el talento, nuevas ideas e impulsar la creación de empresas, empleo y, por tanto, riqueza, en el ámbito de la alta tecnología aplicada a la gestión del agua. Se trata de una incubadora que acogerá a pymes y emprendedores dedicados a desarrollar nuevas iniciativas en esta materia.

En la sede de la entidad, con la presencia de su presidente, Eduardo Baamonde, el director de Innovación Agroalimentaria, Roberto García Torrente y la directora de Proyectos Feder de la Fundación Incyde, perteneciente a las Cámaras de Comercio de España, presentaron este proyecto, que finalizó ganador en un concurso propuesto por Fundación Incyde, y que de no haber sido el que obtuviese mayor puntuación y por tanto, merecedor de ser financiado, «se hubiese llevado a cabo con financiación propia de Cajamar Caja Rural, como así había decidido previamente el consejo rector de la entidad», aclaró Eduardo Baamonde, resaltando la implicación que, desde su constitución tiene Cajamar con el desarrollo del sector agroalimentario, y por tanto, con su apoyo en la búsqueda de uno de los principales problemas que presenta, que es la escasez de agua. Y con tecnología, «estamos convencidos de que se puede mejorar la situación en la gestión del agua», aseguró García.

La idea parte de Cajamar, pero cuenta con el apoyo de empresas, que también manifestaron, posteriormente, su intención de formar parte, de alguna manera, de este proyecto, en el que está previsto la creación de un centro para dar cabida a todas las iniciativas de interés que se presenten, provenientes de dentro o de fuera de la provincia de Almería. La ejecución se llevará a cabo en la Estación Experimental de Cajamar.
«Nuestra aportación consistirá en la construcción y dotación con los recursos más avanzados de un edificio de alta calidad que contará con espacios de trabajo común, salas de reuniones, auditorio y laboratorio, sala de videoconferencias, etc. Un entorno de experimentación abierto donde las empresas dispondrán de un banco de pruebas donde podrán co-crear innovaciones con otras empresas, y tendrán la oportunidad de formar parte del ecosistema de innovación promovido desde Cajamar, a través del cual tendrán la oportunidad de contactar con otros emprendedores, empresas, organismos públicos y privados de investigación así como con los usuarios de las tecnologías», explicó Roberto García Torrente.

Con esta incubadora de Alta Tecnología de la Innovación Tecnológica y la Gestión Sostenible del Agua (IAT-Agua) Cajamar pretende apoyar las iniciativas con el fin de crear empresas jóvenes con posibilidades de crecimiento que sigan aportando desarrollo en la provincia en materia de gestión eficiente de los recursos hídricos. No en vano, Almería está en el foco mundial como un referente en esta materia. De esta forma, sigue sumando para seguir siendo esa punta de lanza que sirve como ejemplo a otras zonas productoras. Además, como apuntó el director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar, las iniciativas se desarrollarán en el entorno almeriense, una zona que reúne las mismas condiciones de otros puntos del planeta llamados a ubicar producciones en el futuro. De esta forma, los proyectos que se desarrollen podrán ser aplicados en estas zonas.

Los investigadores de la Fundación Cajamar actuarán como tutores. Facilitarán que puedan realizar sus análisis de mercado y de la competencia, identificando posibles nichos de mercado para sus actividades, así como obtener el distintivo de calidad como tecnología desarrollada y validada por la Fundación Cajamar y dar difusión a su tecnología aprovechando las actividades de transferencia desarrolladas. Además, en las distintas fases de implementación de los proyectos, tendrán acceso a las distintas vías de financiación habilitadas por Cajamar así como a través de la puesta en contacto con inversores particulares y fondos de capital semilla, capital riesgo e inversión.

Prevé la creación de 39 empresas y 260 empleos

El proyecto IAT-Agua está previsto, en el marco de financiación, para desarrollar los próximos cinco años. No obstante Cajamar proyecta seguir con el mismo cuando finalice ese periodo. Los objetivos planteados, detalló Roberto García Torrente, «consisten en la participación de 600 empresas en las distintas iniciativas a desarrollar en el próximo lustro, así como en el apoyo a más de 150 empresas vinculadas con las tecnologías del agua y la creación de 39 nuevas empresas. Con todo ello se espera dar empleo a más de 260 personas».

El proyecto promovido desde la Fundación Cajamar tendrá un importe superior a 3,2 millones de euros. Le ha sido adjudicado por la Fundación Incyde y está cofinanciado por el Fondo Social Europeo de Desarrollo Regional.

Natalia Vázquez, directora de Proyectos Feder de la Fundación Incyde, resaltó que la apuesta de la Fundación Cajamar por esta iniciativa situará a Almería como un referente nacional e internacional en materia de innovación y emprendimiento en torno al agua, fomentando e impulsando nuevos proyectos que favorezcan su mejor aprovechamiento y uso eficiente. Asimismo, Vázquez destacó que «España es uno de los países líderes en incubadoras de altas tecnologías, que permitirán fortalecer las empresas». Es más, «la riqueza vendrá de la mano de iniciativas como esta, dirigida a transferir el conocimiento tecnológico y científico de los centros de investigación a las empresas, que al final son los motores de innovación tecnológica», apuntó la directora de Proyectos Feder de la Fundación Incyde.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *