Los precios del melón y la sandía sonríen al campo almeriense

Después de una campaña de otoño-invierno calificada desde el propio sector hortofrutícola -comercializadoras y organizaciones agrarias- como «nefasta», la primavera almeriense sonríe al campo. El melón y la sandía que producen en estos momentos los agricultores en sus explotaciones bajo abrigo están cosechando buenos precios, muy superiores a los del pasado ejercicio. «Hay que remontarse muy lejano en el tiempo para ver precios como los de este año», comentó José Antonio Baños, presidente de Ejidomar, una entidad que trabaja tanto con sandía como con melón.

El comienzo de la recolección de esta fruta coincidió con el aumento de las temperaturas en el continente europeo, un aspecto crucial para activar su consumo en este periodo del año. La climatología acompañó en las primeras semanas, y lo sigue haciendo. En Europa se demanda sandía y melón a un ritmo mayor al que se desenvuelve la oferta. Y es que, otro de los factores que está siendo decisivo en la formación de los precios es la reducción de la producción en el campo provincial. «La demanda está siendo mayor que la oferta», confirmaron tanto el presidente de Ejidomar, como José Antonio Brau, gerente de la Cooperativa San Isidro (Copisi).

Las plantaciones de sandía más tempranas, aquellas que se trasplantaron a primeros de enero, tuvieron problemas con el cuaje al coincidir su momento con un clima desfavorable. Estas primeras partidas comenzaron a recolectarse superada la mitad del mes de abril. En el caso del melón, principalmente, su disminución en kilos se debe, como viene aconteciendo en los últimos años, por una reducción de la superficie dedicada a este cultivo. Así, esta primera para de la campaña almeriense de estas frutas, la oferta se ha visto reducida en relación a otras campañas. No en vano, el grueso de la producción se espera que se concentre a partir de la próxima semana, pero sobre todo, en las dos primeras semanas de junio. Cabe destacar que los mayores volúmenes, normalmente, se ponen en el mercado, en lo que a melón y sandía producidos en invernadero se refiere, durante el mes de mayo. A esto hay que sumar que, también, el inicio del corte en Almería llegó retrasado respecto a la primavera anterior, aproximadamente dos semanas después.

Competencia

Esta escasez de la oferta almeriense para cubrir toda la demanda tanto nacional como europea, provocó el agotamiento en el mercado de las partidas de sandía llegadas al continente procedentes de Senegal y también de ultramar, de los países americanos, desde donde sus producciones están entrando en el mercado sin generar sobre oferta, como ocurrió en algunas de las campañas anteriores. Así, la distribución puso sus ojos en Almería, punto del que no los mueven si quieren contar en sus lineales con estas frutas. Marruecos, que cada año cultiva más melón, ocupando en el mercado el hueco que deja año tras año Almería; y a partir de ahora, Murcia, con la llegada de sus primeras partidas al mercado, compiten actualmente con los almerienses.

Además del melón procedente de Marruecos, el mercado europeo también está absorbiendo de manera fluida el producto que llega de ultramar, principalmente de Brasil.

Esta menor competencia también favorece al sector de la provincia, comercializando a precios que en el caso del melón se han situado durante semanas por encima del euro por kilo, y para la sandía, la más valorada marcó superior a los 0,90 euros por kilogramo.

También en el aspecto de la competencia, tanto melón como sandía están encontrando menor resistencia para llegar a la cesta de la compra cuando entra en juego la elección del consumidor entre el amplio abanico que le ofrece el mercado, según comentó Andrés Góngora, secretario provincial de Coag Almería. «Los productores de frutas de hueso confirman una reducción de su oferta. Esta menor competencia con otras frutas también está favoreciendo el consumo de melón y sandía en la presente temporada», informó Góngora.

Cotizaciones

Los últimos datos sobre precios de los que dispone el Observatorio de Precios y Mercados de la Consejería de Agricultura, Peca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía corresponden a la pasada semana. En el último informe publicado se apunta que en cuanto a sandía, los precios pagados al agricultor continúan siendo altos, rondando en las primeras dos semanas de mayo los 0,90 eros por kilogramo para el caso de la sandía negra sin semillas, los 0,65 euros para la mini rayada y 0,70 euros por kilogramo para la rayada sin semillas.

En cuanto al melón, el informe de Hortícolas protegidos de la Consejería de Agricultura, además de confirmar el retraso de la campaña, al igual que en sandía, y concretar que una menor superficie de producción en Almería, especialmente del tipo Galia y amarillo, pone de manifiesto la mejora de las cotizaciones. Y es que, «se está pagando el producto a precios elevados, sin que se tenga previsión de grandes cambios en las próximas semanas», advierte el Observatorio de Precios. Para el caso del melón Galia, los precios netos de liquidación al agricultor en las comercializadoras oscilan alrededor de los 0,90 y 0,95 euros por kilogramo, siendo algo superiores para el tipo piel de sapo, en los que se alcanzaron los 0,95 y 1,05 euros por kilogramo, en la primera mitad del mes. En el período analizado. Cabe destacar que, «a pesar de una menor demanda de Galia almeriense por parte de la distribución a raíz de los resultados de campañas anteriores, el producto está encontrando salida con cotizaciones satisfactorias», señalaron desde Agricultura.

Algunas de las comercializadoras consultadas por este periódico confirman esta tendencia en las cotizaciones. En algunos casos, por ejemplo en melón cantaloup, aseguró el presidente de Ejidomar, «llegó a rondar los dos euros por kilogramo». Se trata de un tipo de melón venido a menos entre los cultivos provinciales. En cuanto a su consumo se ciñe, principalmente, al territorio francés.
A partir de ahora desde las comercializadoras temen una disminución de los precios tanto en melón como sandía, al aumentar la oferta. No obstante, esperan que esta reducción no sea muy acusada. Y es que, por ejemplo, el secretario provincial de Coag, manifestó que, a pesar de que la demanda supera la oferta, intermediarios y distribución «han tratado de presionar a la baja con el precio». Sin embargo, «se ha impuesto la lógica, manteniendo los buenos precios».

Ante lo que está ocurriendo, el dirigente de Coag se muestra crítico con el sistema comercial. «Con los precios que estamos viendo esta campaña de primavera en melón y sandía se evidencia que cuando falta producto se responde en precio. No entendemos cómo las comercializadoras, en momentos en los que la oferta supera la demanda no activan los mecanismos de gestión de crisis que tienen a su disposición», dijo Góngora. En este sentido, apostilló el secretario provincial de Coag, «se demuestra que vendemos como en el siglo XIX, gestionando día a día lo que se nos presenta, sin planificación, previsión y coordinación».

Al aire libre

Al igual que la campaña de melón y sandía cultivada bajo abrigo, el inicio de la recolección de sandía al aire libre en la provincia de Almería, todo indica que «llegará con retraso», aseguró Andrés Góngora. Los productores han tardado en poner en marcha sus plantaciones debido a la incertidumbre generada por la garantía de agua para su riego. «Las primeras que normalmente llegan mediado junio, vienen más tarde».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *