El consumidor paga por los pepinos siete veces más de lo que recibe el agricultor

Los consumidores pagan algunos de los productos que se cultivan en el campo almeriense hasta seis y siete veces más del precio que reciben los agricultores. Según se refleja en el último informe elaborado por la Coordinadora de Organizaciones de Agricultores y Ganaderos (Coag) y las asociaciones de consumidores UCE y Ceaccu, correspondiente al Índice de Precios en Origen y Destino de los alimentos (Ipod) del mes de abril, el pepino se vendió de media en origen a 0,23 euros el kilogramo, mientras que en destino su valor se elevó hasta los 1,64 euros. Esta diferencia indica que se incrementó un 613%, o lo que es lo mismo, que el precio que recibió el productor por un kilo de este producto se multiplicó por 7,13 hasta llegar al consumidor.

Esta hortaliza se encuentra en el grupo de productos que más diferencial entre el campo y la mesa marcaron durante el mes de abril, dentro de los más de veinte alimentos analizados, tanto agrícolas como ganaderos. Al igual que el pepino, otras de las verduras propias de las explotaciones agrícolas almerienses que también reflejaron un alto porcentaje entre su valor en origen y el alcanzado en destino fueron la berenjena y el calabacín.

En este caso de la berenjena, los agricultores recibieron de media 0,27 euros por kilogramo, mientras que el consumidor tuvo que pagar para llevarla a la mesa una media de 1,86 euros por kilogramo. Así, su precio se elevó un 589%.

En lo que al calabacín se refiere, el estudio elaborado por Coag, UCE y Ceaccu, indica que la diferencia porcentual del precio entre origen y destino fue del 536%. Y es que, mientras el agricultor vendió el kilo a 0,25 euros de media, el consumidor tuvo que abonar de media para disfrutar de esta verdura 1,59 euros. Así, su valor se multiplicó por 6,36 de un extremo a otro de la cadena alimentaria.

También la lechuga, propia del norte de la provincia, marcó de las mayores diferencias en el informe de abril. Los productores de este cultivo de hoja recibieron 0,14 euros y al consumidor final se vendió a 0,96 euros. De esta manera, su valor se incrementó por encima del 585%.

Junto a estos productos, el ajo, el brócoli, la patata, el repollo y la coliflor fueron los alimentos con mayores márgenes marcados el pasado mes, siendo la coliflor el producto con el mayor diferencial entre origen y destino.

Los alimentos con origen agrícola marcaron, como es habitual en el informe que elabora Coag y las asociaciones de consumidores, un índice mayor que los que parten de la actividad ganadera. En el último estudio el Ipod agrícola fue 5,07. Este cifra indica las veces que se multiplica el precio que recibe el agricultor hasta llegar al consumidor.
En el caso de los productos ganaderos el Ipod fue de 3,16. Entre los que más aumento registraron figuran, por orden el cerdo (359%), la ternera de primera (292%) y el cordero (278%). Asimismo, los huevos, con un 34%, son el alimento con menos diferencial.

La media (4,67) se asemeja, según el histórico de este informe al índice de abril del año pasado.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *