La Junta vigila que el melón y sandía de Almería llegue al consumidor con la máxima calidad

La Junta de Andalucía ha comenzado este mes de abril la campaña ‘No cortes en verde’, una iniciativa puesta en marcha hace más de dos décadas en colaboración con Hortyfruta y el sector hortofrutícola almeriense con el objetivo de fomentar la comercialización de melón y sandía en su grado óptimo de maduración. Las inspecciones se mantendrán hasta el cierre de la campaña de melón y sandía hasta finales de junio o principios de julio, en función de los cultivos de la zona de Levante almeriense. Durante el ejercicio pasado, la Delegación de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural llevó a cabo 65 controles en 15 empresas en las que se revisaron unas 1.500 toneladas de estos cultivos sin que se registrasen rechazos de partidas.

El delegado de Agricultura, José Manuel Ortiz, ha explicado que “el objetivo de la campaña es concienciar a los agricultores sobre la importancia de que la fruta llegue a los mercados al gusto del consumidor, con el grado de maduración y el sabor que se espera de ellos para garantizar una buena comercialización basada en la calidad de los productos”. Las inspecciones las realizarán técnicos de la Delegación Territorial de Agricultura que ha dispuesto varios números de teléfono para comunicar incidencias sobre la maduración del melón y la sandía en relación a su venta: 950 011033, 950 011023 y 671 569 398.

La sandía y el melón siguen teniendo una gran importancia para horticultura de Almería, primera provincia española exportadora de sandía y segunda de melón. En el caso del melón, la superficie de cultivo sigue disminuyendo, en concreto un 8% respecto a la campaña anterior de forma que se ha pasado de 2.220 hectáreas en 2016-2017 a 2.042 hectáreas en este ejercicio. En cuanto a la producción de melón, la pasada campaña se superaron las 93.500 toneladas, un 3% menos que la precedente, con una valor comercial de 39,5 millones de euros.

Investigación en nuevas variedades de melón

Según el delegado de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, José Manuel Ortiz, la reducción de la superficie de cultivo de melón “se debe a un conjunto de factores como la comercialización en Europa de melón procedente de otras regiones españolas y de Sudamérica o la ausencia de variedades que aporten las cualidades organolépticas que hagan más atractivo a este producto como ha sucedido con la sandía”. “Estos factores han ocasionado una bajada de precios y los productores han optado por cambiar el melón por la sandía o por alargar los cultivos de otoño”, ha concluido Ortiz que señala como uno de los retos del sector de cara a mejorar la situación de la producción de melón, “la investigación y el desarrollo de nuevas variedades de esta fruta”.

En cuanto a la sandía, la superficie dedicada a su cultivo se ha incrementado un 3% respecto a la campaña anterior, pasando de 8.940 hectáreas a 9.208. En el ejercicio 2016-2017, se superaron las 558.000 toneladas de producción, un 4,8% más que la campaña precedente, con un valor comercial de más de 170 millones de euros. “La recuperación de la cuota de mercado nacional e internacional de sandía almeriense que se había perdido se ha logrado gracias a la concienciación de los productores sobre el cumplimiento de unos requisitos mínimos de calidad y a la incorporación de variedades con propiedades excelentes que los consumidores aprecian”, ha destacado el delegado de Agricultura.

En la campaña ‘No cortes en verde’ del ejercicio anterior, los técnicos de la Junta realizaron 54 controles en los que se muestrearon 1.270 toneladas de sandía y 11 inspecciones en las que se registraron 182 toneladas de melón. En todas las intervenciones se comprobó el cumplimiento de los parámetros de calidad establecidos por lo que no se rechazó ninguna partida.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *