Los regantes de Níjar culminan su semana de actividades reivindicando un precio justo por el agua

La Comunidad de Usuarios de Aguas de la Comarca de Níjar (CUCN) culminó su semana de actividades, diseñada para conmemorar el Día Mundial del Agua y a su vez festejad la bondad que ha dejado en esta tierra, en sus cultivos, el agua desalada, con una jornada en la que se dieron cita centenares de profesionales del sector agrícola y que puso de manifiesto sus reivindicaciones a favor de un precio justo por el agua que utilizan para su regadío. Los regantes contaron con la participación de investigadores de la Universidad de Almería que trabajan en un proyecto vinculado a demostrar como se puede llevar a cabo la rebaja en el precio del agua desalada.

En este acto final, entre otras autoridades, también participó el consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta de Andalucía, Rodrigo Sánchez y la alcaldesa de Níjar, Esperanza Pérez.

Sánchez , durante su intervención, reclamó al Gobierno central que incluya en los próximos Presupuestos Generales del Estado (PGE) los 206 millones necesarios para la ejecución de las infraestructuras hidráulicas “que tiene pendientes y que urgen” en Almería para corregir la “inadmisible falta de seguridad hídrica” que sufre la provincia.  El consejero, destacó la trayectoria y conocimientos de la comunidad de usuarios en la recuperación y mantenimiento del acuífero del Campo de Níjar, incidió en el “acto de justicia” de la rebaja del precio del agua desalada que sí se aplica en Murcia y Alicante desde 2015, y el “logro” del resto de compromisos incorporados a la Ley de medidas urgentes para paliar la sequía, aprobada el pasado 7 de marzo en el Congreso de los Diputados. “Estamos, por tanto, más cerca de que las infraestructuras que reivindicamos desde hace años, la subvención para que el coste de los recursos procedentes de las desaladoras no exceda de los 30 céntimos por metro cúbico y el impulso definitivo de la reutilización de las aguas residuales regeneradas sean una realidad”, dijo.

Con el fin de minimizar los plazos, Rodrigo Sánchez hrecordó que ya remitió una carta la pasada semana a la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, para solicitarle que habilite, “con la mayor brevedad”, el procedimiento para bonificar la tarifa del agua desalada y ponga en marcha las obras de desalación, depuradoras y conducciones de suministro bajo la financiación del fondo extraordinario de lucha contra la sequía, establecido por la nueva Ley y dotado con 1.000 millones de euros.

Para el responsable del Gobierno andaluz, “ya no hay excusas posibles”, en la medida en que “con esos 206 millones de euros, prácticamente, se solucionaría el problema del déficit hídrico de Almería”. De hecho, según concretó, con esa inversión se cubriría, por ejemplo, la “perentoria” ampliación de la capacidad de la desaladora de Carboneras hasta los 84 hectómetros cúbicos; la reparación de la desaladora del Almanzora, que aportaría 20 hectómetros cúbicos más; o el incremento del volumen de aguas regeneradas para su reutilización y su conexión de redes hasta conseguir otros 15 hectómetros cúbicos.

El modelo de la Comarca de Níjar

Sánchez Haro resaltó el papel protagonista de la comunidad de usuarios en el ciclo integral del agua y la mejora de su calidad en el Campo de Níjar, “responsable directa de que la horticultura protegida de la comarca sea un modelo sostenible económicamente y respetuoso con el medio ambiente”. No en vano, Níjar concentra el 59% de la producción de hortalizas ecológicas de Almería, con una superficie que supera las 2.700 hectáreas, más de 850 de ellas en producción integrada. Ante esta realidad y el sobrecoste del agua desalada, el consejero ha expresado que “la recuperación del acuífero no debe recaer exclusivamente en los agricultores”.

La mejora competitiva del sector hortícola de Almería, desde el punto de vista de Rodrigo Sánchez, depende en gran medida de la reducción de gastos, de “hacer más con menos”, un reto en el que los regantes de la comarca colaboran con la Universidad de Almería para encontrar alternativas a la reducción del precio del agua desalada. Entre las fórmulas posibles se encuentra la propuesta de modificación fiscal de la tarifa del agua promovida por la propia comunidad de usuarios, “ya de por sí un ejemplo de eficiencia en la gestión con ratios de fuga inferiores al 1%”. Sus regantes, además, consiguen los mayores valores en producción por volumen de agua, muy cercanos a los 13 euros por metro cúbico. No obstante, el consejero ha invitado a seguir por esa senda y a no perder de vista la “gran opción” de las energías renovables en la lucha por reducir los costes en el regadío.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *