Ifapa trabaja en un proyecto para optimizar el uso de agua desalada en el Poniente

En colaboración con la Mesa del Agua de Almería, fruto de una petición expresa de este órgano que integra al sector productor, regantes, ingenieros agrícolas y empresarios almerienses, el centro de La Mojonera del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de la Junta de Andalucía, trabaja en un proyecto destinado a obtener, a través de los ensayos, un uso más eficiente del agua desalada en el Poniente de Almería. El mismo cuenta con un presupuesto de unos 200.000 euros. Entre otras actuaciones, contempla la puesta a punto de mecanismos y estrategias de mezcla de diferentes tipos de agua para riego (agua de mar desalada y aguas salobres subterráneas) para los cultivos de menor tolerancia a la salinidad (pimiento y calabacín) y actuaciones formativas de los regantes y responsables de la gestión del recurso en el manejo eficiente del agua de mar desalada y sus mezclas para riego.

Esta fue una de las iniciativas en materia de regadíos en las que se emplean los investigadores del Ifapa y que presentó ayer en la capital en consejero de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, Rodrigo Sánchez, quien estuvo acompañado por el presidente del Ifapa, Jerónimo Pérez Parra; la delegada del Gobierno andaluz en Almería, Gracia Fernández; el delegado de Agricultura, José Manuel Ortiz;el director del Ifapa almeriense, Salvador Parra, así como por investigadores encargados de coordinar los distintos proyectos.

Para Sánchez, teniendo en cuenta la escasez de los recursos hídricos convencionales en Almería, la estrategia más óptima para garantizar agua a la agricultura es la diversificación de la procedencia del recurso, de ahí que tomen una mayor relevancia las aguas desaladas y la regeneración de aguas residuales. En este sentido, subrayó Sánchez, para lograr la puesta a punto del agua derivada de estos dos recursos, asegurar el desarrollo favorable de los cultivos y la rentabilidad económica de sus producciones, son necesarios tanto trabajos de investigación en tratamientos previos, manejo del agua y mejoras de técnicas, como la transferencia de los resultados a los agricultores, regantes y comunidades de usuarios de estas aguas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *