Los regantes de Almería se sienten discriminados por el Ministerio de Agricultura

Indignación en los regantes de la provincia de Almería ante otra medida más del Gobierno central para sus homólogos murcianos, cuando «ambos se encuentran en la misma situación», según valoró la Mesa del Agua de Almería.

La historia se repite. A pesar de reclamar los regantes almerienses el apoyo que ya ofreció el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, durante la pasada campaña, al regadío de la Región de Murcia, sufragando parte del coste del agua desalada para su utilización en los cultivos, su petición de que se actuará igual con ellos, parece no haber calado en la Administración central.
La Mesa del Agua de Almería valora «muy negativamente» que el Ministerio de Agricultura haya aprobado una partida presupuestaria de 8,3 millones de euros para rebajar el precio del agua desalada en beneficio directo de los regantes de Murcia y Alicante, sin que se hayan aprobado otras medidas compensatorias en beneficio de los regantes almerienses.

«Por segundo año consecutivo, el Gobierno de España rebaja el precio del agua desalada en otras provincias y vuelve a generar un importante agravio comparativo que perjudica claramente a los regantes almerienses, que siguen padeciendo los efectos de la sequía mientras que el Ministerio de Agricultura mira para otro lado», según analizó el portavoz de la Mesa del Agua, José Antonio Fernández.

Los más de ocho millones de euros que van a recibir los regantes alicantinos y murcianos, recordaron en la Mesa del Agua de Almería, corresponden a las subvenciones que el Ministerio de Agricultura pagará a la sociedad estatal Acuamed para reducir el coste de la energía necesaria para desalar agua. «El pasado viernes, el Boletín Oficial del Estado publicó las instrucciones de la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina para rebajar en diez céntimos por metro cúbico el agua producida en la desaladora de Valdelentisco y fijar en 30 céntimos por metro cúbico el precio del agua desalada en la planta de Torrevieja, con cargo al agua producida para uso en riego durante el año 2017».

Según el Ministerio, detalló la Mesa del Agua, esta rebaja se justifica en dos aspectos que también afectan a la provincia de Almería. En primer lugar, «la escasez de lluvias y la sequía están originando una reducción de los ingresos como consecuencia de la reducción en la producción agrícola». En segundo lugar, «la producción de agua desalada implica ciertos costes inexistentes en la gestión de otros recursos hídricos convencionales, como el coste energético para la elevación de agua desde el nivel del mar».

En Almería, dijo Fernández, «obviamente, los costes energéticos por producir agua desalada son exactamente los mismos que en Murcia, por eso no podemos entender el diferente rasero con que se miden las ayudas públicas para unos y para otros». Actualmente en la provincia de Almería, la rebaja en el precio del agua desalada «sería muy beneficiosa para los usuarios agrícolas de las desaladoras de Balerma y Carboneras». Del mismo modo, «podría beneficiar a los regantes del Almanzora si la desaladora de Villaricos no estuviera fuera de servicio».

La intervención de Tejerina confirma, para la Mesa del Agua, que la decisión de rebajar el precio del agua es competencia directa del Ministerio del que depende la sociedad estatal Acuamed. «Esto desmiente que la rebaja del agua desalada sea competencia de la Junta de Andalucía», apostilló la Mesa.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *