La escasez de agua y la falta de gestión de crisis marcan 2017 para Asaja

La Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Almería, en su balance de lo que ocurrió y dio de sí el año en el sector agrícola y ganadero, quiso destacar varias cuestiones que tuvieron especial importancia en el campo durante 2017. La sequía y los problemas del agua acapararon gran parte de la atención de los profesionales del sector primario. Según Asaja, «los problemas de acceso al riego se han convertido en el principal escollo que está teniendo el la agricultura almeriense».

El problema se hizo visible, por diferentes circunstancias en todas las zonas productoras de la provincia de Almería. Y es que, a juicio de la patronal agraria, , tal y como explicó en su particular balance del año, la prolongación de la situación de sequía afectó a cultivos de las zonas de interior como el olivar, almendro y el cereal cuyas cosechas se ven actualmente mermadas debido a la falta de agua y permanecen a la espera de que la climatología sea algo más benévola que hasta ahora.

Los ganaderos y apicultores tampoco se escaparon de las nefastas consecuencias de la sequía. Y es que, también se ven «muy perjudicados por la falta de pastos y de alimento». En el caso del Levante, «tenemos a las producciones de hortalizas, cítricos y frutales en el dique seco debido a la falta de recursos disponibles y de la llegada de dotaciones externas, como las de los trasvases, de los que esta zona depende casi en exclusividad», valoro esta organización agraria.

La eliminación de trasvases como el del Tajo-Segura y Negratín dejaron al descubierto las carencias que todavía tiene la provincia y la falta de inversiones hídricas, hasta tal punto que este argumento se ha convertido en arma arrojadiza para las Administraciones sin que acabe el año con una solución, especialmente urgente para el Levante, la zona más afectada por esta escasez.

Además, continuó la patronal agraria, «el resto de la provincia tampoco tiene garantizada el agua; hemos asistido a un ‘corte’ sin precedentes en la zona del Bajo Andarax al dejarles sin el agua que llevaban años utilizando, y obligando a los agricultores de la zona a interrumpir el final de la campaña y modificar sus previsiones, dejándolos en una provisionalidad que todavía nos acompañará este 2018».

Pacto Nacional

La creación de un Pacto Nacional por el Agua se «hace imprescindible», para la Asociación de Jóvenes Agricultores. «Queda como uno de los retos pendientes y se ha convertido en una de las principales reivindicaciones» de esta y otros colectivos vinculados a la actividad agraria. Por eso Asaja como uno de los deseos o peticiones para el próximo año, reclama «compromiso por parte de todos los agentes implicados y administraciones públicas para resolver y dar los pasos para solucionar la situación de déficit que actualmente tenemos, para ello deben ponerse a disposición de los agricultores todos los recursos y alternativas posibles, desde el agua regenerada a desalación, pues a pesar de los esfuerzos y el nivel de eficiencia y ahorro que tiene la agricultura de la provincia existe una importante falta de agua».

La situación, manifestó Francisco Vargas, presidente de Asaja Almería, «requiere compromiso por parte de todos y un indudable esfuerzo de cooperación, tarea en la que esta organización se ofrece a trabajar tal y como hemos venido haciendo junto a la Mesa del Agua y como ya trasladamos en nuestra asamblea general, donde se puso de manifiesto que estamos ante un asunto vital para nuestra provincia, por eso es necesario este Pacto Nacional del Agua despolitizado y permanente en el tiempo».

Sobre los recursos hídricos, más concretamente sobre la escasez de ellos para alimentar la agricultura y la ganadería de la provincia de Almería, la patronal también quiso destacar «el trabajo llevado a cabo por los regantes y la Mesa del Agua que salió a la calle y mantuvo numerosos encuentros y reuniones para dar a conocer las necesidades que en materia de agua tiene la provincia y para encontrar una solución a nuestro actual déficit hídrico».

Gestión de Crisis

En el sector hortícola destacan la falta de gestión de crisis, organización interna y planificación. En este aspecto, Asaja Almería resaltó el trabajo sostenido que mantiene en los últimos años en torno a la necesidad de cambiar el modelo comercial del sector hortícola quedando patente «en gran parte de la campaña que se requiere mejorar la organización y planificación conjunta, y sobre todo, en que cuando sea necesario se efectúen medidas de gestión de crisis».

Las Organizaciones de Productores de Frutas y Hortalizas (OPFH) tienen en esto un papel esencial pero es necesario que asuman su papel y funciones y que es necesaria una mayor incorporación del sector a estas figuras pues apenas el 49% de los agricultores pertenecen a una OP y la poca concentración en sangrante incluso en algunos productos como calabacín o berenjena», recordó el presidente de los Jóvenes Agricultores. También, añadió Vargas, «hemos seguido apostando por que se permita la entrada de los agricultores usuarios de alhóndigas, que en esta recta final de año han conseguido crear su primera OP y existiendo otros dos proyectos en vías de aprobación, lo cual es una buena noticia».

Lo que está claro para Asaja es que «con esta situación de desorganización e individualismo, ni agricultores ni empresas tienen el suficiente poder de negociación, lo cual nos deja en manos de las decisiones e intereses de otros eslabones y por eso hemos seguido insistiendo a lo largo del año en que se tomen en serio la gestión de crisis y se evite la caída de los precios». Desde el 1 de junio «tenemos nuevos precios de retirada, bastantes más elevados en algunos productos como el melón, por lo tanto hay que continuar intentando evitar que se prefiera vender a pérdidas y por debajo de estos precios, en lugar de acogerse a una indemnización por retirar producción del mercado cuando éste no es capaz de asimilarla», dijo Vargas.

Acción junto a Coag

Precisamente este asunto , resaltaron en Asaja, «ha formado parte de la campaña conjunta emprendida junto a la organización Coag, con la que organizamos una jornada sobre el papel de las OPFH y sus Asociaciones en la gestión de crisis en la que se contó con la presencia de representantes del Ministerio y la Consejería de Agricultura y del experto en temas agrarios europeos y padre de la actual OCM Tomás García Azcárate, para informar sobre las funciones de las OPs, que van mucho más allá de la mera recepción de ayudas, e insistiendo en las posibilidades de actuación ante crisis de mercado».

También, la campaña de hortalizas en la provincia dejó «el espejismo de los precios debido a la llegada de una ola de frío sin precedentes pero que nos generó también una importante reducción de la producción y en la que los problemas de virosis se han hecho importantes a lo largo del verano y especialmente este pasado otoño, hasta tal punto que en esta nueva cosecha la producción además de con retraso viene con una merma importante de kilos y con el arranque prematuro de cultivos debido a los problemas de virosis que están provocando que los agricultores tengan que incrementar las medidas de control y la suelta de insectos auxiliares», valoró Francisco Vargas.

Por último, en la Asociación de Jóvenes Agricultores tampoco olvidaron que este 2017 trajo hasta el sector hortícola el interés por parte de la Aica por averiguar cómo está funcionando la cadena alimentaria y las relaciones comerciales entre los diferentes eslabones a petición. Una investigación que derivó en la apertura de 37 expedientes sancionadores en relación con los plazos de pago, 6 por no formalizar contrato alimentario y 8 expedientes por ausencia de alguno de los elementos mínimos requeridos en los contratos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *