Asaja advierte que el cambio climático está afectando a la agricultura y la ganadería

Los productores agrícolas y ganaderos mantienen cierta inquietud ante las previsiones climatológicas realizadas para este invierno. «Nos encontramos en una situación delicada, pues este año ha sido uno de los más secos y cálidos de los últimos años y estamos comprobando cómo el cambio climático supone una seria amenaza para la producción agraria almeriense», recordaron en la Asociación de Jóvenes Agricultores (Asaja) de Almería.

Su presidente, Francisco Vargas, comentó al respecto que «en la última campaña agrícola la producción total en el sector hortícola se vio reducida según nuestras estimaciones un 15% compensado en parte por el aumento de superficie sobre todo al aire libre, y hemos comprobado cómo en estos momentos tenemos un 10% menos de cosecha de lo que es habitual en estas fechas.

La patronal agraria destacó que este otoño «no sólo ha sido más cálido en líneas generales sino que además se vienen produciendo grandes diferencias de temperatura entre las máximas y las mínimas como ocurre en un clima de tipo continental». Con este panorama, dijo Vargas, «estamos asistiendo a señales inequívocas de que nuestro clima se está modificando y tenemos que tomar conciencia y medidas de las repercusiones que todo esto puede acarrearnos». De hecho en el mes de noviembre las temperaturas mínimas se situaron por debajo de la media, situación que se sigue produciendo en este mes de diciembre. Estas diferencias térmicas, valoró el presidente provincial de Asaja, «tienen consecuencias sobre el ciclo productivo, lo cual está bajando considerablemente la producción».

Además las previsiones vaticinan un invierno «cálido» confirmando la continuidad de la situación. A lo que se suma un año y un otoño muy seco, «con un 59% menos de precipitaciones de lo habitual, siendo el más seco de lo que llevamos de siglo XXI, y el tercero desde 1965». Es probable que el año 2017 «acabe con un déficit de precipitación del 28% siendo uno de los tres años más secos desde 1965».
La patronal agraria destacó que el agua y el acceso a los recursos hídricos para la agricultura «ha sido la gran protagonista del año, y que con toda probabilidad lo será el próximo, por este motivo creemos necesario que se empiecen a dar los pasos para buscar un plan de contingencia o de tipo preventivo para conseguir mantener la actividad agrícola en nuestra provincia frente a todas estas amenazas». Es, a juicio de Vargas, «un asunto vital que no podemos posponer, tenemos que adelantarnos a la posibilidad de que las precipitaciones sigan sin llegar, y teniendo en cuenta que además los niveles de precipitaciones que habitualmente tenemos en la provincia son escasos».

Además, la pasada semana se sacó a información pública la revisión de los planes de sequía de las diferentes cuencas hidrográficas que todavía tardarán unos meses en estar finalizados. La organización recomienda a todas las comunidades de regantes que hagan propuestas a los planes que afectan a su comunidad con el fin de asegurar los regadíos, por eso desde Asaja «creemos necesario que los temas de agua se prioricen en la agenda política y social estas próximas semanas».

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *