Los regantes de Almería exigen al Gobierno que ponga en uso todos los pozos de cuenca del Segura

Integrantes de la Mesa del Agua de Almería, con su portavoz a la cabeza, José Antonio Fernández, participaron ayer en la movilización organizada por el Circulo por el Agua que tuvo lugar en Murcia y que congregó a 10.000 regantes para reivindicar la necesidad que tiene el sureste español de inversiones administrativas encaminadas a garantizar el agua para el riego de los cultivos. Un recurso escaso, más si cabe, con la situación de sequía y falta de infraestructuras existentes en la zona. Los almerienses, entre las solicitudes que formulan figura la exigencia al Gobierno para que actúe y ponga en marcha todas las baterías de pozos de la cuenca. Una petición que se justifica, según la propia Mesa del Agua, «por la ausencia de aguas procedentes de trasvases, por las escasas lluvias y por la falta de capacidad de producción y de canalización de agua desalada para atender a corto plazo las necesidades de riego de las zonas de producción que están sufriendo las peores consecuencias de la sequía».

Esta medida beneficiaría a los doce municipios almerienses que dependen de la cuenca del Segura y que recibían agua del Trasvase Tajo-Segura (Carboneras, Mojácar, Garrucha, Los Gallardos, Bédar, Antas, Cuevas del Almanzora, Pulpí, Huércal-Overa, Zurgena, Arboleas y Taberno).

En este área almeriense los productores están atravesando una delicada situación derivada de la escasez de recursos hídricos. No en vano, al cierre del grifo de los trasvases del Tajo-Segura y Negratín-Almanzora, se suma que la desaladora de Villaricos sigue sin funcionar, a la espera de que el Gobierno licite las obras de reparación de los desperfectos que dejaron a estas instalaciones ‘fuera de juego’ en septiembre de 2012, hace ya más de cinco años. «Sin trasvases, sin lluvia y sin agua desalada, los regantes del Almanzora sólo pueden recurrir a la ayuda extraordinaria de antiguos pozos ya en desuso, ya que el Ministerio de Agricultura ha negado recientemente conceder un riego de socorro para salvar unos cuatro millones de árboles frutales», manifestaron desde la Mesa del Agua.

Aunque ya tiene la negativa del Ministerio, en la movilización, los regantes volvieron a insistir en la necesidad de que el gobierno central autorice ese riego de socorro. Además, el Circulo por el Agua reivindicó que la aplicación de las tarifas del Trasvase Tajo-Segura, que afectan tanto al regadío como al abastecimiento doméstico, «se realicen por cada metro cúbico consumido».

Para el Levante-Almanzora

Los almerienses centraron gran parte de sus esfuerzos en las reivindicaciones que más urgen, y ellas se ciñen al área del Almanzora y el Levante provincial. Así, la Mesa del Agua de Almería solicitó al Gobierno una serie de medidas a corto y medio plazo. Entre ellas pidió una moratoria de un año en la cuota de amortización del Trasvase Negratín-Almanzora, atendiendo a su suspensión temporal. Asimismo, reivindicó la construcción de la presa de La Cerrada de la Puerta en la provincia de Jaén, dentro de la zona de competencia de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir. Esta presa podrá aportar agua al Almanzora almeriense aprovechando las infraestructuras del Trasvase Negratín-Almanzora.

Además, solicitó la ampliación de la desaladora de Carboneras, que permitirá la recuperación del acuífero de Níjar y el suministro a zonas deficitarias como el Levante, Almanzora y el Campo de Tabernas; una nueva desaladora en el Almanzora con capacidad para 30 hectómetros cúbicos, mediante financiación público-privada; la recuperación de la desaladora de Rambla Morales; y la reparación urgente de la desaladora de Villaricos.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *