Koppert, tres generaciones impulsando una agricultura más natural

Desde que Jan Koppert, en 1967, diera un paso al frente cambiando la historia de la agricultura, con su decidida apuesta por la utilización de fauna auxiliar para controlar las plagas en los cultivos, hasta hoy, son tres las generaciones en la familia que han trabajado duro para impulsar una forma de producir más natural y eficiente, aportando su experiencia al mundo y que la actividad sea cada vez más sostenible; optimizando recursos en favor de generaciones venideras; facilitando entornos de trabajo más saludables a los agricultores; y un escenario adecuado para producir alimentos más seguros y sanos. Fue Jan Koppert el que puso la primera piedra de este gran proyecto. Se unieron después sus hijos, Paul y Peter, y su sobrino Henri Oosthoek. Y Martin, nieto del fundador, sigue hoy el camino saludable que inició un agricultor innovador en el siglo pasado.

Hace 50 años Jan Koppert propuso y logró una gran revolución. El control biológico funcionaba. Medio siglo más tarde, está técnica, respetuosa con el entorno, está consolidada en los cultivos hortofrutícolas bajo abrigo (Almería es un claro ejemplo de ello). Pero hay camino por recorrer, y Koppert está dando pasos en este sentido. Las miles y miles de hectáreas de cultivos al aire libre que existen en este planeta se postulan para albergar a esos ‘bichitos’ que tantas alegrías están dando en los invernaderos.

Koppert Biological Systems, desde su sede central en Berkel en Rodenrijs (Rotterdam) y otros cinco centros de investigación más con los que cuenta en diferentes puntos del mundo, avanza con una mentalidad de conjunto en el cuidado de las plantas, manteniendo al alza su línea macro organismos, mejorando el uso de los insectos auxiliares para controlar a los enemigos naturales. Pero también en su propuesa para polinización; y en su línea de micro organismos, para mantener un firme control de enfermedades de los cultivos, el suelo, y otros aspectos que toman parte en el desarrollo de las plantas, tales como el clima, etcétera. Todo ello, con el propósito de desarrollar una producción lo más natural posible.

La compañía nos ofreció esta semana a periodistas de la provincia de Almería, Sevilla, Huelva, Murcia y Lisboa, la oportunidad de conocer cómo trabaja en su sede central. Acompañados por Javier Villegas, jefe de la delegación de la zona centro y Andalucía Oriental en Koppert España; y Antonio Giménez, director técnico de Koppert España, visitamos las instalaciones de la empresa, donde nos dio la bienvenida Henri Oosthoek, uno de los directores generales de la entidad, y nos atendió Martin Koppert, director de la unidad de inteligencia de mercados; y Bram Klapwijk, responsable del Koppert Experience Center y asesor internacional de NatuGro. Nos guiaron por la historia de Koppert, haciéndonos partícipes de sus investigaciones, de su trabajo, de su tecnología y proyectos futuros, y visitamos, una semana antes de que se abra al público, su Centro de Experiencias.

Inversión en I+D+i

Para ser líderes mundiales en su especialidad, Koppert Biological Systems no escatima esfuerzos inversores en su linea I+D+i. Aproximadamente el 8% del total de su facturación lo destina a proyectos de investigación, con el objetivo de seguir mejorando la agricultura. La compañía, que se encuentra ya presente con sus soluciones en más de 120 países, de los cinco continentes, y con sedes en un total de 26, facturó el pasado año 178 millones de euros. El crecimiento medio en los últimos años se sitúa en un 12%. En los últimos doce años, la multinacional holandesa ha incrementado sus ingresos anuales en 131 millones de euros. Y es que, en 2004, el resultado final se situó en 47 millones de euros.

Comprometidos con la información

Koppert Biological Systems está comprometida con la formación continua de sus empleados, distribuidores, pero también de sus clientes. «La desinformación es la mayor plaga que existe en el campo», comentó Javier Villegas, jefe de la delegación de la zona centro y Andalucía Oriental en Koppert España. Para controlar sus efectos nocivos, esta compañía apuesta decididamente por que la información fluya, y no sea un obstáculo en la implementación adecuada del control biológico. Así, ofrecen en su web la posibilidad de consultar qué insectos auxiliares se utilizan para cada plaga y la compatibilidad con los productos fitosanitarios que se usan para corregir.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *