El precio de la almendra «se hunde» y UPA anima al productor a «no vender»

Después de dos años en los que la producción de almendra fue escasa, debido a factores que afectaron a los cultivos provinciales, pero también nacionales y a los que se encuentran en las principales zonas productoras de mundo, entre los que figura el máximo competidor, Estados Unidos, este año la cosecha fue más productiva, alcanzando niveles de años normales, tradicionalmente», como apuntó Francisca Iglesias, secretaria general de UPA Almería.

Este incremento de la oferta llega ligado a una caída progresiva del precio del fruto, hasta el punto de que, para la Unión de Pequeños Agricultores de Almería, «no es rentable para los agricultores», y aconsejan a los mismos que dejen de vender la almendra en estos momentos. Según confirmó Iglesias, «los agricultores están asimilando la situación y están dejando de llevar la almendra a las cooperativas ya que no les están asegurando precio por el producto».

Los productores entiende, aseguraron desde la Unión de Pequeños Agricultores de Almería, que se está produciendo un «anormal» funcionamiento del mercado que puede tener su origen «en decisiones colectivas adoptadas por determinados operadores que podrían ser contrarias a la competencia y el libre mercado», apuntó la secretaria general de la organización agraria en Almería.

Hay que recordar, insisten desde la organización agraria, «que la almendra es un producto no perecedero, y el agricultor por lo tanto tiene la capacidad de almacenarlo y venderlo en el momento más oportuno cuando los precios de comercialización sean justos y razonables».

La secretaria general de UPA Almería advirtió de que «estamos asistiendo en España a cómo se está sometiendo al sector almendrero al peligroso juego de la especulación, propiciada principalmente por dos motivos». Por un lado, explicó Francisca Iglesias, «están empezando a entrar en producción los almendros de superficie intensiva cultivados a lo largo de toda la geografía española, y por otro, Estados Unidos vuelve producir tras superar los agricultores californianos un periodo de sequía, y tras el arranque y nueva plantación de almendros de más de 25 años que han sido sustituidos por árboles jóvenes».

Ante la situación de caída de los precios que atraviesa la almendra y el comportamiento que se está produciendo en el funcionamiento del mercado de compraventa de este fruto seco, los volúmenes de producción, tanto en España como en California (principal productor mundial), «los precios existentes en el mercado para la producción de entrega inmediata y la época del año en la que nos encontramos, no justifican la existencia del bajo número de operaciones comerciales, ni los bajos precios que se ofrecen a los productores», manifestó Iglesias, quien añadió que «la especulación a la que se está sometiendo el sector está desencadenando que se cierren operaciones por debajo incluso de los 5 euros por kilo de almendra en grano, cuando la realidad es que se debería de estar pagando a precios medios de la campaña pasada de en torno a los 7 euros el kilo de pepita».

En Almería se extienden alrededor de 68.000 hectáreas de almendros, de los cuales aproximadamente 60.000 hectáreas son productivas. Además, según los datos que baraja la organización agraria, acordes a los que figuran en la Administración andaluza, aclaró Iglesias, más de 20.000 hectáreas se cultivan en ecológico.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *