Los insectos buenos de los invernaderos dan el salto a los jardines de la capital almeriense

Los insectos auxiliares que se utilizan en los invernaderos para controlar a la plagas que azotan las plantaciones hortofrutícolas ya hacen su trabajo también en los jardines de la capital almeriense, haciendo más efectivo el control de insectos dañinos que afectan a las plantas ornamentales.

Es Agrobío, empresa almeriense dedicada a la producción de fauna auxiliar, así como a la de abejorros para la polinización, la que implementa una estrategia con el uso de los ‘bichitos buenos’ en algunas zonas públicas Almería. La iniciativa  parte del Ayuntamiento de Almería, a  través de la empresa de mantenimiento Ferrovial Servicios. Con la ayuda de Agrobío, se pone en marcha una apuesta por el biocontrol para combatir las principales plagas en jardinería y potenciar la biodiversidad del ecosistema urbano.

Comenzó en el Parque de Las Familias, espacio en el que, incluso, hay una zona determinada dedicada al control biológico de plagas, para que los ciudadanos sepan más de estas técnicas respetuosas con el medio ambiente. De esta forma los parques y jardines se adaptan a nuevas técnicas de manejo y mantenimiento más respetuosas el entorno y la ciudad, mediante una estrategia social, económica y mediambientalmente más sostenible.

Cada vez son menos los productos autorizados para controlar las plagas en jardines, además, su uso reiterado puede romper el equilibrio ecológico y crear resistencia a las plagas. Esto quiere decir, explicaron desde Agrobío,  que «debemos tomar conciencia y estimular la presencia de organismos vivos biológicos y realizar un manejo adecuado de las plantas para que estén sanas, y sólo en situaciones puntuales tener que actuar».

A esta iniciativa de control biológico en jardines, el Ayuntamiento de Almería sumó más de 1.000 rosales comprendidos entre la avenida del puerto, rotonda del cargadero de mineral y otras localizaciones, así como muchos de los ficus ornamentales dispuestos en las calles del centro de Almería.

«En los rosales se ha instalado A. andersoni, un enemigo natural que controla araña roja y se alimenta también de trips y polen. Y para combatir la Psila del ficus se ha optado por Anthocoris, que en ausencia de su presa preferida, puede depredar trips, pulgones, ácaros y huevos de lepidópteros», detallaron desde la empresa de control biológico.

En el Parque de las Familias y su entorno próximo, un año más se estudió la disposición de la flora y los enemigos naturales autóctonos necesarios. Si bien, « hay que decir que desde el año pasado, la fauna auxiliar ha sido capaz de instalarse y formar generaciones que han logrado mantener un equilibrio natural del parque y convertirlo en un espacio reservorio para las inmediaciones»

Agrobío trabaja para trasladar el conocimiento y la experiencia en control biológico, que llevó a Almería a ser un referente a nivel internacional en hortícolas, a jardinería, adaptando los protocolos de manejo junto a Ferrovial Servicios, empresa que  ha formado un equipo especializado en estas técnicas innovadoras en ornamentales.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *