Más de 20.000 hectáreas en cultivo del Almanzora peligran por la falta de agua

El año pasado los problemas con el agua llegaron al Almanzora más tarde, a partir de septiembre, y las lluvias suavizaron la situación permitiendo a los agricultores salvar sus cultivos. Este año, las dificultades se agravan al encontrarse, ante el inicio inminente del verano  y la falta de previsión de precipitaciones, en una situación similar antes, lo que lleva a ‘pedir auxilio’ a más de 20.000 hectáreas de plantaciones de frutas y hortalizas -lechuga, brócoli, melón y sandía, principalmente- así como de cítricos y árboles frutales, que podrían peligrar si finalmente el agua no llega a esta zona.

Fernando Rubio, vicepresidente de Aguas del Almanzora, sociedad que agrupa a 17 comunidades de regantes, 25.000 hectáreas de cultivo y da vida a más de 10.000 familias de la comarca, ha explicado a IDEAL que, en estos momentos, el agua del Tajo-Segura ya no riega los cultivos de la zona, debido a que la legislación vigente se está cumpliendo y el bajo nivel de recursos impide trasvasar agua de dicho origen.

La única fuente hídrica es la que toman del Trasvase del Negratín, que por otra parte cubre el 90% de las necesidades del área agrícola. Sin embargo, Rubio ha detallado que, «el jefe de Explotación de la Presa ya ha comunicado que a final del mes de agosto, es muy probable que deje de llegar agua del Negratín, debido que las reservas se aproximan al 30%, o en su defecto a los 210 hectómetros cúbicos», límite que establece la normativa del trasvase para cerrar  la utilización de este agua.

La escasez de lluvias, más si cabe en el periodo en «el que nos encontramos, llegando el verano», presagia el cumplimiento del límite mínimo de la reserva, y por tanto, el grifo cortado para los productores del área del Almanzora, que se encontrarán sin agua para poder cultivar, y seguir manteniendo a flote su actividad económica.

Y es que otras vías, en estos momentos, no se contemplan para los regantes, a corto plazo. La desaladora de Cuevas sigue sin estar operativas, y según ha comentado Fernando Rubio, desde «el Ministerio de Agricultura ya nos comunicaron que no se prevé que funcione al menos en los dos próximos años».

Además, «los acuíferos de la zona están sobre explotados y la poca agua que se puede extraer es de mala calidad, y no garantiza la viabilidad de los cultivos».

Así, la única esperanza para los regantes, al menos a corto plazo, y dadas las circunstancias, si nada da un giro inesperado, es que haya alguna posibilidad de que sigan recibiendo agua del Trasvase del Negratín, a pesar de que exista la limitación en la reserva. Es por ello, comentó el vicepresidente de Aguas del Almanzora, que van a estudiar con detenimiento la normativa que rige sobre el Trasvase del Negratín para determinar la posibilidad de seguir contando con agua para sus cultivos en los próximos tres meses, y de esta forma, que no peligre la integridad de más de 20.000 hectáreas de cultivos.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *