Los agricultores de ecológicos están en pie de guerra

Los agricultores de las comarcas de Baza y Huéscar están indignados con la Junta de Andalucía y han iniciado movilizaciones. El pasado 3 de abril realizaron una tractorada para protestar por el reparto de ayudas a la producción ecológica. Su malestar les ha llevado también a constituirse como asociación. Ante la magnitud del problema, el pasado mes de febrero en la Casa de la Cultura de Cúllar, quedó constituida la Asociación de Productores Ecológicos del Altiplano de Granada y Almería (APEAGA).

Tal y como ya informaba IDEALBaza, el motivo que ha llevado a los agricultores de las comarcas de Baza, Huéscar y de los Vélez a crear APEAGA ha sido la exclusión que se ha producido por parte de la Junta a las ayudas de los productores de almendro y cereal ecológico, con el agravante de que este territorio es de por sí el más desfavorecido de Andalucía, con producciones muy bajas, y derechos de pago básico de 60 euros frente a los 1.200 euros de Sevilla por el mismo cultivo.

En su lucha para la defensa de los intereses de las comarcas del norte de las provincias de Granada y Almería, la asociación ha mantenido reuniones con miembros de diversos partidos políticos para exponerles su situación y el pasado 3 de abril organizó una tractorada.

Cientos de tractores fueron en caravana desde Almaciles, el último núcleo de población de la provincia de Granada hasta Cúllar.

A la protesta se han unido agricultores llegados de la comarca de los Vélez, que también está afectada por los recortes.

Los agricultores han puesto de manifiesto su indignación con la Junta de Andalucía por los recortes en ayudas para el mantenimiento y la conversión de cultivos ecológicos para el cereal y el almendro. Según los agricultores y ganaderos, no pararán sus manifestaciones y lucha hasta que la Consejería de Agricultura reponga sus ayudas al 100%, respetando el desarrollo del sector en una de las zonas más deprimidas de Andalucía.

Motivos

Según explican desde APEAGA, «hay que diferenciar entre la operación mantenimiento, parcelas que ya estaban inscritas como de agricultura ecológica y que ya han recibido ayudas dentro del anterior PDR, y la operación de conversión, parcelas que se inscribieron en agricultura ecológica y que no han recibido ayudas; además todavía no pueden vender su producción como ecológica al no haber transcurrido el periodo mínimo para poder hacerlo (2 años en herbáceos y 3 años en cultivos permanentes , almendros principalmente). El problema viene por los criterios de selección que se incluyeron en la normativa de las citadas ayudas: pertenecer a la zona Red Natura 2000, zona Ramsar (humedales), zona con pendiente del terreno y zonas vulnerables de contaminación de nitratos. En estas comarcas no se dan ninguno de estos criterios por lo que han quedado fuera».

El presidente de APEAGA, Miguel Ángel Navarro Ponce, califica de «muy injusto» este reparto y añade «somos la mayor concentración de almendros ecológicos del mundo. No podemos competir en producción».

Según sus datos, el 72% de las explotaciones están excluidas. Esta discriminación motivó esta tractorada con la que pretenden llamar la atención de las instituciones a las que les exigen habilitar presupuesto para enmendar el error y entrar a formar parte de la mesa sectorial para que estas comarcas no se vuelvan a ver excluidas cuando se deciden los criterios que determinan las ayudas.

Desde APEAGA denuncian que se haya primado zonas «como la vega del Guadalquivir que ha practicado una agricultura intensiva que ha acabado contaminando con nitratos sus aguas, en detrimento de estas zonas que practican una agricultura más sostenible, siendo líderes de la producción de almendra ecológica en el mundo».

En palabras de Miguel Ángel Navarro se ha hecho «una sangría». Todo ello se comprueba con los datos de los expedientes presentados y los admitidos, diferenciados por provincias: en la provincia de Granada más del 80 % de los expedientes de conversión han quedado fuera, 1.162 expedientes, siendo la más afectada con diferencia; para el caso de Almería sucede algo parecido.

APEAGA denuncia que «estas comarcas han sido el furgón de cola de las ayudas de pago básico, la asignación se hizo en función de la producción durante unos años de referencia, y la agricultura de esta zona, dada la dureza del clima y las características de los suelos, es poco productiva, por lo que en la actualidad los derechos de pago básico son tres veces inferiores, si no más, a los de otras comarcas más productivas y más desarrolladas». Y lamenta la falta de disposición para arreglarlo, «esta situación se pudo revertir con la última asignación de derechos de 2015, se podría haber hecho una media autonómica o provincial, e igualar todos los derechos, pero no se hizo comarcal y todo quedó prácticamente igual».

Los agricultores reclaman mayor atención por parte de la Consejería, por lo pronto han recorrido las carreteras de la comarca pero irán hasta donde haga falta hasta ser escuchados.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *