“Tenemos tecnología suficiente para implantar un modelo de gestión del agua basado en la Economía Circular”

Montserrat Zamorano es la directora de la ETS de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de la Universidad de Granada, acaba de renovar su cargo. Es la única mujer que dirige un centro de estas características en España. La entrevistamos en el Día del Agua como especialista en residuos y depuración de aguas.

Usted ha unido en su trayectoria la ingeniería y el medio ambiente, ¿por qué decidió vincular ambas materias?

La Ingeniería Civil, durante siglos, ha tenido como objetivo clave satisfacer las necesidades de la sociedad. Pilar básico del desarrollo social y económico, se ha encargado del diseño, construcción y gestión de infraestructuras claves en la evolución de la humanidad, sin las cuales no disfrutaríamos de la sociedad del bienestar actual. Esta evolución, vinculada a un desarrollo de infraestructuras, tiene evidentes efectos negativos sobre el medio ambiente. Existen claras evidencias de las repercusiones que la actividad humana ha generado, y están generando, entre ellas el conocido “cambio climático”, el agotamiento de recursos, la contaminación y escasez del agua o contaminación atmosférica, especialmente en el caso de las ciudades.

Creo que uno de los retos más importantes de la Ingeniería Civil, en la actualidad, debe se precisamente la reconciliación entre el crecimiento económico, los recursos naturales y la sociedad, evitando comprometer la posibilidad de vida en el planeta y la calidad de vida. Conseguir este reto implicará reducir los impactos ambientales negativos derivados de la actividad humana, pero también supone una oportunidad para una profesión que está en crisis tal y como la hemos conocido hasta ahora. Los Ingenieros deben salir y abrirse en cuanto a su actividad; deberán recuperar sectores que, en las últimas décadas han dejado a un lado como la gestión de servicios urbanos (como agua y residuos), la energía, el medioambiente, tráfico, el desarrollo de nuevos materiales, o el uso de las nuevas tecnologías para dar respuestas a las necesidades que la sociedad plantea.

Se especializó en tratamiento de residuos y depuración de aguas, ¿esta la sociedad concienciada con la necesidad de reciclar y recuperar?

En nuestro país no. Para que nos hagamos una idea basta analizar las cifras que se publicaron en el año 2016 en un informe de la Oficina Estadística de la Comisión Europea (Eurostat). En este informe se recoge que nuestro país deposita en vertedero el 55% de los residuos domésticos que generamos, valorizamos energéticamente el 12% mediante procesos de incineración y reciclamos el 33%. Si comparamos estas cifras con el resto de países europeos podremos observar que el porcentaje de residuos eliminados en vertedero duplica la media europea, que es de un 28%; además se observa un pobre aprovechamiento de la energía presente en nuestros residuos, la mitad que el porcentaje promedio europeo, el 27%.

Estas cifras demuestran claramente que no hay todavía una conciencia social, pero tampoco en nuestras instituciones políticas, de lo importante que es una correcta gestión en materia de gestión de residuos.

Uno de los proyectos más destacados de la Escuela es la Cátedra Universitaria Hidralia para la Gestión Digital, Innovadora, Social y Sostenible del Agua, ¿en qué consiste?

La empresa Hidralia, Gestión Integral de Aguas de Andalucía, S.A. es una empresa interesada en mantener e incrementar su presencia en la Universidad como medio para fomentar la colaboración en los campos formativos, científicos y técnicos de interés común. Por este motivo lleva varios años manteniendo con la Universidad de Granada una estrecha colaboración, tanto a nivel académico como de investigación y desarrollo, fundamentalmente a través de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería de Caminos Canales y Puertos. Esta colaboración ha estado centrada en la especial significación y relevancia ambiental y social relativa a la promoción de la óptima gestión del ciclo integral del agua, así como de la apuesta por el desarrollo sostenible.

La colaboración ya existente, y la previsión futura de mantener, e incluso incrementarla, se ha visto plasmada en la creación de esta Cátedra Universitaria cuyo fin será el establecimiento de un espacio dedicado íntegramente a la investigación, formación y divulgación en el campo de la gestión integral de los recursos hídricos, la tecnología y la sostenibilidad ambiental desde una perspectiva multidisciplinar, imprescindible para afrontar un adecuado estudio de los retos y dificultades que la gestión integrada de las aguas plantea en la actualidad.

En estos momentos se está en una fase de puesta en marcha destinada a establecer unas líneas de actuación que estarán basadas en el logro de metas a nivel tecnológico, como un proyecto ya en marcha para el desarrollo de un prototipo para la eliminación de contaminantes emergentes de origen farmacéutico mediante una nueva tecnología basada en hongos extremófilos; también a nivel social, con su participación en diversos proyectos de cooperación internacional; además pretende implicar a los alumnos de diferentes Centros de la Universidad de Granada, por ejemplo, con un reto tecnológico al que deberán hacer frente en equipos multidisciplinares y que darán respuesta a necesidades de la gestión del agua. Se pretende que las acciones que se lleven a cabo tengan una repercusión más allá de la Universidad y la empresa Hidralia, es decir que tengan implicaciones en la propia sociedad.

Por su experiencia, ¿en qué lugar del mundo se hace el mejor tratamiento de residuos y depuración de aguas?

En la actualidad las políticas de gestión de aguas y residuos van dirigidas a aplicar un modelo Economía Circular, basado en 0 vertidos. Se trata de un concepto económico que se basa en aprovechar aguas residuales y residuos incluyéndolos en la cadena de producción. Con este concepto, se pretende reducir el consumo y preservar las materias primas, el agua y la energía, ayudando, así, a conservar el planeta y promover el desarrollo sostenible.

En el caso de los residuos, la Comisión Europea en 2015, fijó como objetivo común para 2030 el reciclado del 65% de los residuos municipales y, como objetivo vinculante, la reducción de la eliminación en vertedero a un máximo del 10% de todos los residuos. Países del norte de Europa, como Alemania, Bélgica, Suecia, Dinamarca, Holanda o Noruega, llevan años implantando medidas para lograr los objetivos marcados y, en consecuencia, de acuerdo a lo recogido en un informe publicado en el año 2016 por la Oficina Estadística de la Comisión Europea (Eurostat) estos países presentan porcentajes de vertido de residuos domésticos cercanos a 0.

En materia de depuración de aguas, la tecnología disponible permite realizar un tratamiento eficiente para la depuración de las aguas residuales; si se considera la gestión integral y el tratamiento de todos las aguas generadas, indudablemente los países nórdicos están a la cabeza en cuanto a la optimización de los tratamientos aunque en los últimos años, los países del arco mediterráneo, entre los que se encuentra España han mejorado sustancialmente la situación.

¿Quedan todavía en Granada poblaciones sin tratar sus aguas residuales?

Lamentablemente sí. Todavía existen algunos municipios que no disponen de sistema de depuración; en algunos casos se está trabajando en la ampliación de instalaciones ya existentes con la finalidad de incorporar en ellas aguas residuales no depuradas, lo que implicará mejoras económicas y ambientales derivadas de la agrupación de vertidos.

¿Qué líneas de investigación relacionadas con el agua están siguiendo sus alumnos?

Actualmente, se están probando nuevas tecnologías que permitan reducir el consumo y obtener mejores rendimientos sostenibles ambientalmente. Además un aspecto fundamental a considerar es el estudio de la eliminación de compuestos de preocupación emergentes tales cómo fármacos y plaguicidas adelantándonos al previsible cambio normativo en Europa para el control de la calidad de masas de agua.

En la Escuela forman a los futuros ingenieros para que ofrezcan herramientas, ¿desde las instituciones políticas se demandan estas soluciones o se podría hacer más?

Actualmente tenemos tecnología suficiente para implantar un modelo de gestión del agua basado en la Economía Circular. Sobre esta base los futuros Ingenieros, además de recibir una formación integral en los sistemas convencionales de tratamiento, estudian sistemas tecnológicos novedosos que, aún no siendo actualmente muy frecuentes, pueden ser utilizados para la problemática actual del medio ambiente. El objetivo es que nuestros estudiantes sean capaces de analizar el problema y buscar soluciones innovadores técnica, económica y ambientalmente viables.

Las instituciones políticas no siempre demandan soluciones integrales, es decir, soluciones basadas en el modelo de vertido 0. Normalmente esto es debido a condicionantes económicos.

¿Cómo podemos contribuir los ciudadanos a realizar un uso eficiente del agua?

La ciudadanía debe ser consciente de la importancia del agua como recurso primario. En ese sentido, medidas sencillas tales como reducir el consumo del agua, evitar el vertido de sustancias líquidas como aceites o sólidos como las toallitas higiénicas en el agua residual favorecen la eficiencia de este limitado recurso.

¿Se puede depurar el cien por cien del agua que usamos?

Por supuesto, se puede y se debe, para ello existen múltiples tecnologías que permiten adaptarse a las características concretas del vertido en cuestión. El vertido 0 es el objetivo de la aplicación del modelo de Economía Circular que ya he mencionado y en él la depuración que permita la reutilización del agua es la premisa fundamental.

¿Qué uso se le da al agua depurada?

En nuestro país, como miembro de la Unión Europea, contamos con una legislación específica sobre la reutilización del agua residual, el RD 1620/2007. En función de la calidad del agua regenerada puede ser usada para el mantenimiento de humedales, recarga de acuíferos, riego de bosques y campos de golf, riego de cultivos, baldeo de calles o para determinados usos industriales como torres de refrigeración.

Se repite mucho que el agua es un bien escaso, usted que conoce el tema a fondo, ¿cree que le damos suficiente valor?

Creo que en los últimos años la población y las instituciones políticas se van haciendo más sensibles a este problema, especialmente desde el punto de vista de un consumo más racional y adecuado del agua. No obstante, todavía es necesario que la población comprenda que el agua es un bien escaso y que todos tenemos que colaborar en su gestión, tanto desde el punto de vista del consumo como nuestra contribución económica, destinada a disfrutar de un recurso de calidad en el marco, también en el caso del agua, de una Economía Circular.

Enhorabuena por la renovación de su cargo, ¿qué retos se ha fijado para esta segunda etapa?

En los próximos años en la Dirección de la Escuela pretendemos alcanzar una serie de retos que son la continuidad de la etapa anterior, es decir la finalización de un trabajo ya iniciado; pero también nos hemos planteado nuevos metas, basadas en una experiencia que permite tener un mayor conocimiento de la Universidad, la Escuela, la problemática a la que nos enfrentamos y posibles soluciones. Estos retos se han recogido en una serie de líneas generales de política universitaria que hemos englobado bajo el lema Construyendo Caminos para una Escuela con Futuro. Entre ellos destaco los siguientes:

  • Dar una mayor visibilidad de la Escuela entre los potenciales alumnos de nuestros títulos de Grado y Máster. Es importante captar a los mejores alumnos y, para ello, es necesario dar a conocer la experiencia de nuestra Escuela, que con 29 años es la más antigua de Andalucía y la 5ª que se creó en España, entre los 13 Centros que a día de hoy imparten la titulación de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos. Para ello se pretende, entre otras medidas, hacer una apuesta importante en el uso de las redes sociales.
  • Mejorar y diversificar nuestra oferta formativa a nivel de Grado. Por ejemplo tenemos ya preparado un doble título Ingeniería Civil + ADE (Administración y Dirección de Empresas), que esperamos poner en marcha para el próximo curso. Una simple mirada al ámbito de trabajo de los Ingenieros Civiles deja patente la necesidad de una formación empresarial: grandes constructoras, inversiones millonarias en obras civiles, o el sector servicios, parte fundamental de los presupuestos de los municipios. Además esta oferta, a día de hoy, no se ofrece en otras universidades públicas.
  • Desarrollar un Plan Estratégico de Internacionalización del Centro que mejore, en calidad y cantidad la oferta de movilidad de nuestros estudiantes. En este sentido se pretende continuar con la oferta de dobles títulos con universidades extranjeras, ya iniciado.
  • Mejorar la oferta de prácticas de nuestros estudiantes, tanto de Grado como de Máster.
  • Aprovechemos que tenemos menos alumnos para mejorar la calidad docente mediante proyectos de innovación que permitan despertar el interés de un alumnado que, hoy día, demanda una forma diferente de transmisión del conocimiento. Por ejemplo, la puesta en marcha de cursos MOOC (acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses), accesibles por internet que servirán de apoyo a nuestra docencia, pero también como elemento que difunda nuestro conocimiento de forma libre y abierta.
  • Adaptar nuestros planes de estudios a lo que la sociedad demanda en la actualidad del profesional de la Ingeniera Civil: capacidad de liderazgo y de trabajo con grupos multidisciplinares, competente para utilizar las herramientas que ofrecen las nuevas tecnologías, un profesional preocupado por el medio ambiente y preparado para seguir siendo el artífice de las infraestructuras de una sociedad que tendrá que enfrentarse en los próximos años a grandes retos como la energía, contaminación, ciudades sostenibles, etc.

De la primera etapa, ¿qué resaltaría?

Entre el trabajo que hemos realizado en nuestra primera etapa quiero destacar los siguientes logros:

  • Finalizar la implantación del Grado de Ingeniería Civil, que inició el equipo que nos precedió, así como la renovación, con éxito, de la acreditación de este título. También ha sido necesaria su modificación, con la finalidad de subsanar algunas deficiencias y prepararlo para la solicitud de sellos de calidad internacionales que nos hagan más competitivos.
  • La puesta en marcha del Máster de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, así como cuatro dobles másteres (ICCP+Economics, ICCP+Estructuras, ICCP+Hidráulica Ambiental e ICCP+Técnicas y Ciencias de la Calidad del Agua). Esta oferta de dobles másteres permite la habilitación profesional a Ingeniero de Caminos, Canales y Puertos, junto con una especialización. Pocas Escuelas tienen una oferta de este tipo.
  • La apuesta por la internacionalización, como sello diferenciador. Hemos impulsado la movilidad de nuestros estudiantes como un enriquecimiento a nivel docente, pero también personal; nuestra obligación es formar personas en todas sus dimensiones. En este sentido, hemos iniciado una fuerte apuesta de dobles títulos con universidades extranjeras. Ya tenemos firmado y en marcha un doble título con la Escuela Francesa del INSA de Rouen, a punto de firmar otro con la Escuela francesa de la ENISE. Estos acuerdos permitirán a nuestros estudiantes obtener en 6 años tres títulos universitarios: el Grado de Ingeniería Civil, el Máster de Ingeniería de Caminos, Canales y Puertos, y el título de Ingeniero francés, con un alto prestigio.
  • Dar a conocer la Ingeniería Civil entre los estudiantes de Educación Secundaria y Bachillerato con la participación en actividades como el Proyecto PIIISA, los Campus Científicos de Verano, o nuestro concurso de puentes “Construye tu Futuro”, que en su primera edición, hace un año tuvo una gran acogida por parte de profesores y alumnos de enseñanzas medias.
  • Finalmente, se han firmado convenios para que la Escuela sea la sede de dos Cátedras Universitarias: la Cátedra con la Diputación de Granada para la Gestión de los Residuos, y la Cátedra Hidralia para la Gestión digital, innovadora, social y sostenible del agua. Esta última es la primera Cátedra con un claro perfil tecnológico en nuestra universidad y con ella se dispondrá de un espacio dedicado íntegramente a la investigación, formación y divulgación de la gestión de los recursos hídricos, la tecnología y la sostenibilidad medioambiental desde una perspectiva multidisciplinar, fortaleciendo la transferencia tecnológica.

¿Sigue siendo la única mujer al frente de una Escuela en España?

Sí, a día de hoy, y después de cuatro años como Directora de la ETS de ICCP de la Universidad de Granada, sigo siendo la única mujer que dirige un Centro de estas características en España.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *