60 millones en manos del Reino Unido

Los ciudadanos británicos ya han decidido. Se van de la UE. El ‘Leave’ (salir de la UE) tiene unas consecuencias para Granada que afecta a sociedades importantes de la provincia y al turismo. Las consecuencias del Brexit se traducen en alrededor de 60 millones de euros, que suponen un 0,4% de la riqueza que genera el producto interior bruto (PIB) granadino.

El sector más afectado es el hortofrutícola. Fueron cerca de 20 millones de euros los que consiguieron facturar en Reino Unido en 2015 las empresas granadinas de esta rama comercial, con mucha fuerza sobre todo en la Costa Tropical. Dado que las frutas y hortalizas que se generan en el campo granadino no son habituales encontrarlas en el Reino Unido, un ‘sí’ al ‘Brexit’ no debería afectar a la demanda. Sin embargo, sí se puede encarecer el coste del envío y por ende reducirse los beneficios que obtienen las compañías de Granada, por una caída del valor de la moneda británica, la libra. En paralelo, habrá que estar pendiente de la relación que desde Reino Unido se mantenga con el Norte de África, desde donde ya compiten con los mercados de la provincia.

En una situación similar se encuentran las empresas oleicas de Granada, que ganaron 8,5 millones de euros en Reino Unido en 2015. Luis Torres-Morente, director general de Aceites Maeva, cree que Reino Unido mantendrá los acuerdos comerciales con la Unión Europea, aunque se consume la salida y gane el ‘Leave’. De hecho, afirma que las empresas con las que su compañía se encuentra trabajando está haciendo campaña en el país para que el Reino Unido se mantenga dentro de la UE: «No creo que nos afecte demasiado, aunque está la incógnita de cómo se pueda depreciar la libra. Reino Unido es un país importador, por lo que entiendo que querrá que las relaciones comerciales con otros países de la UE sigan siendo fluidas».

En el lado opuesto hay dos sectores económicos que sí pueden ser más vulnerables. Las empresas especializadas en la fundición de hierro y acero facturaron cerca de 11 millones de euros el año pasado. Dentro del Reino Unido, la campaña en favor de salir de la Unión Europea ha encontrado un importante respaldo dentro de las comunidades y fábricas de acero del país, que asumen que la marcha de la UE puede mejorar su cuenta de resultados.

La otra rama económica que se puede ver afectada en Granada por el ‘Brexit’ es el turismo. Los visitantes británicos que pisaron las calles de Granada durante el último año dejaron en la provincia alrededor de 4,5 millones de euros. Cómo puede afectarles una salida de la Unión Europea para que se resienta el número de visitantes o lo que ellos gasten aquí es complicado de adivinar. Pero si se produce una importante devaluación de la libra como moneda será probable que visiten más países de fuera de la zona euro, en especial la Mancomunidad Británica de Naciones, la Commonwealth, para abaratar el coste de sus visitas. Luis Aribayos, secretario general de la Confederación Granadina de Empresarios, no considera que el impacto a la baja en el turismo «vaya a ser muy grande», pero sí asume que una pérdida del poder adquisitivo de los ciudadanos británicos puede provocar efectos «múltiples y complejos» en Granada.

El presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Javier González de Lara, no oculta su preocupación ante el panorama que se puede generar ante el Brexit. Como Aribayos, matiza que las consecuencias no serían automáticas, ya que un resultado negativo en la consulta abriría un proceso de negociación entre ambas partes para decidir las condiciones de la salida, pero sí advierte que de inmediato se generaría una situación de gran inestabilidad: «Habría caída de la bolsa y un aumento de la prima de riesgo». Otro efecto que no tardaría en llegar, añade el dirigente empresarial, es la ya mencionada devaluación de la libra, cuyas consecuencias se dejarían sentir en el turismo y también en las inversiones que se realizan desde Granada.

González de Lara llama la atención sobre el hecho de que no sólo en el turismo, sino también en las relaciones comerciales, España tiene una balanza comercial positiva con el Reino Unido. ¿Qué significa esto? Que mientras que las empresas granadinas obtienen 55 millones de euros vendiendo sus productos allí, las sociedades británicas sólo ‘sacan’ 14 millones de euros de Granada, por lo que es la provincia la que saldría perdiendo en el caso de que se resintieran las relaciones comerciales entre España y Reino Unido. El presidente de los empresarios andaluces añade un elemento más. «Hay otra cuestión que no se tiene en cuenta, y es que la aportación del Reino Unido a Europa deberían sufragarla los otros países, entre ellos España», lo que implica que las arcas del Estado se resentirían y, de forma indirecta, la calidad de los servicios que se prestan en España.

CIUDADANOS

Más allá de las visibles consecuencias económicas que el ‘Brexit’ puede tener sobre la economía provincial se encuentran los granadinos residentes en Reino Unido y los ciudadanos británicos que viven en Granada. En la provincia hay cerca de seis mil personas, una cifra que ha caído un 5,8% en entre 2014 y 2015. Por municipios, Almuñécar, Órgiva y Salobreña son los que cuentan con mayor población, pero también hay núcleos importantes en Granada, Loja, Galera o Lanjarón.

El abogado Ricardo Bocanegra, especializado en temas de extranjería, advierte del laberinto burocrático en el que podrían entrar los vecinos británicos de los municipios de la Costa Tropical si su país se va de Europa. «De momento no hay más que incertidumbre, porque si finalmente triunfa la opción de marcharse todo dependerá del tipo de acuerdo que la Unión Europea y el Reino Unido firmen para establecer las condiciones de salida». Lo que es seguro es que los residentes pasarán a ser no comunitarios.

¿Esto que supone? Los británicos tendrían que tramitar sus permisos de trabajo y residencia por la vía ordinaria, y no como residentes europeos, y prácticamente verían vetada la posibilidad de ser contratados por cuenta ajena ya que ese tipo de permisos sólo se conceden con un documento del SAE, que tendría que certificar que en el sector en el que va a firmarse el contrato no hay españoles demandantes de empleo. Los bares ingleses que salpican la Costa Tropical con camareros que sólo hablan inglés podrían verse en serios problemas. Y con ello buena parte de la oferta turística complementaria de la provincia.

El eventual acuerdo de salida podría situar al Reino Unido en igualdad de condiciones con los países no comunitarios pertenecientes al Espacio Económico Europeo (EEE), como Liechtenstein, Islandia y Noruega, o con Suiza. En todo caso, lo más probable es que los vecinos británicos de los municipios de la provincia de Granada se vean abocados en un plazo determinado a regularizar su situación como residentes no comunitarios.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *