Unión de Uniones preocupada por la evolución de la tuberculosis bovina

La Unión de Uniones expresa su preocupación por el aumento de la presencia de tuberculosis en la ganadería española en los últimos 3 años, rompiendo la tendencia seguida desde que en 1965 se iniciaron las primeras actuaciones contra esta enfermedad. La convivencia del ganado con fauna silvestre enferma, y en algunos casos los recortes presupuestarios, son dos de las principales causas del incremento del número de cabezas de ganado vacuno afectado, lo que si bien no representa ningún riesgo para la salud humana, sí supone un problema económico muy importante para los ganaderos.

En el año 2012 los programas de erradicación de la tuberculosis bovina puestos en marcha en España habían logrado reducir la enfermedad a unos niveles de prevalencia mínimos del 1,3, con 1.457 rebaños con diagnósticos positivos para 11.132 animales. Desde entonces, la prevalencia de la tuberculosis bovina ha crecido hasta situarse en 2015 en Andalucía en el 15% y en Extremadura supera el 11%.
Los recortes presupuestarios en sanidad animal, que han mermado los medios humanos y técnicos, han podido influir puntualmente en esta situación. Sin embargo, la Unión de Uniones considera que el principal problema reside en la convivencia entre las especies ganadera y las especies silvestres portadoras de la enfermedad. El hecho de que la tuberculosis en las zonas afectadas incida especialmente en la ganadería extensiva, que comparte espacio con dicha fauna, es un indicio de ello.
El Programa Nacional de Vigilancia en Fauna Silvestre obliga a las Comunidades Autónomas a realizar anualmente controles con el fin de detectar cuándo la fauna silvestre puede actuar como reservorio de determinadas enfermedades.
Para Andalucía, el Plan de Erradicación de Tuberculosis 2015/2016, aporta como dato de vigilancia en 2013 que en el caso de los jabalíes, se detectó la enfermedad en un 85 % de los jabalíes testados y en un 20 % de los ciervos. En las zonas con mayores problemas sanitarios para el ganado por tuberculosis, los porcentajes de animales silvestres infectados multiplican el de animales bovinos domésticos.
A este alto porcentaje de animales silvestres contagiados, se une también, como factor de riesgo de expansión de la enfermedad, el evidente incremento de las poblaciones que, en algunos casos, y particularmente en el del jabalí, han sido espectaculares.
Todo parece indicar, por lo tanto, que existe una relación directa entre la población de fauna silvestre y su grado de contagio con la mayor prevalencia de la tuberculosis en el ganado vacuno. No obstante, ni en el Ministerio de Agricultura, ni en algunas de las Comunidades Autónomas, parece haber tomado conciencia aún de que en la interacción entre el ganado y especies como el jabalí, el ciervo o en ciertas zonas esté buena parte del origen de la expansión de la enfermedad y de la imposibilidad de erradicarla pese a todos los esfuerzos realizados por los ganaderos. Por el contrario, la Unión de Uniones considera que la situación alcanza ya niveles que requieren una enérgica intervención por parte de las administraciones implicadas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *