Cada persona consume 3,1 kilos de legumbres, menos de la mitad se producen en España

En España se consume una media de 3,14 kilos de legumbres por persona y año, fundamentalmente garbanzos, lentejas y alubias. Una cantidad que se mantiene constante pero que sería conveniente aumentar, tal como aconsejan los nutricionistas, por el alto valor biológico de sus proteínas, por su contenido en minerales, así como por su aportación de forma natural, de fibra soluble, que contribuye, entre otras funcionalidades, a reducir el nivel de colesterol.

 

Desde el punto de vista agronómico, por el beneficio medioambiental de estas especies, al fijar nitrógeno atmosférico, en lo que representa uno de los mejores ejemplos de relación simbiótica que existen en la naturaleza, que es la que se produce entre las leguminosas y las bacterias del género Rhizobium. Un fenómeno natural que permite un considerable ahorro energético y, por tanto, una reducción en la emisión de Gases de Efecto Invernadero.

 

Con motivo del Año Internacional de las Legumbres 2016 que, organizado por la Asociación de Legumbristas de España se quiere concienciar a la sociedad sobre los beneficios de las legumbres, tanto desde la perspectiva alimentaria como de agricultura sostenible.

Por su parte, el Ministerio de Agricultura se suma a la iniciativa del Año Internacional de las Legumbres y a la FAO, incentivando, en el marco de la PAC, la producción tradicional para el consumo humano, mediante una medida de apoyo directo para incrementar las 77.000 hectáreas de legumbres que, actualmente, se siembran en España y que representan el 38% del total en la Unión Europea.

Una superficie que da una producción en torno a las 66.000 toneladas, mientras que nuestro consumo anual, sin ser muy alto, supera las 140.800 toneladas, lo que nos hace ser un país importador.

Para reducir esa dependencia externa, el secretario general de Agricultura y Alimentación, Carlos Cabanas, ha recordado que se ha puesto en marcha una ayuda asociada a las legumbres de calidad destinadas a la alimentación humana, dotada con 1 millón de euros anuales, destinada a potenciar el cultivo de legumbres bajo las figuras de calidad, de las que en España hay 8 Indicaciones Geográficas Protegidas y 2 Denominaciones de Origen.

Además, ha apuntado Cabanas, cuando hemos diseñado la nueva PAC 2014-2020 y, en concreto, la aplicación de las prácticas de Greening, hemos otorgado una gran importancia a estos cultivos fijadores de nitrógeno considerándolos como superficies de interés ecológico para que puedan recibir el denominado pago verde.

En cuanto a los desafíos del comercio, el secretario general ha indicado que, tal como indica la FAO, se ha favorecido el establecimiento de cauces comerciales gracias a la contractualización de la Ley de la Cadena Alimentara y al impulso que se está dando a las organizaciones de productores.

Unas medidas de apoyo, a las que se une el fomento de la investigación y la innovación y la participación del Ministerio en acciones de información y promoción que, según ha apuntado Cabanas, ayudaran al sector a hacer frente a los retos de futuro.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *