Aumenta el consumo mundial de aceite de oliva

El consumo de aceite de oliva en los países no miembros del Consejo Oleícola Internacional (COI) sigue siendo uno de los motores dinamizadores del sector en el entorno internacional. Según datos elaborados por el COI el consumo mundial de aceite de oliva aumentó 1,8 veces en volumen entre las campañas 1990-00 y 2015/16, lo que supone un incremento del 11% al 24% en ese periodo. Lo más destacado es que las estimaciones para la campaña actual 2015/16 indican que el volumen de aceite de oliva consumido a nivel mundial se va a incrementar un 4,6 % respecto a la campaña 2014/15.

 

Europa frena su consumo
Respecto al mercado europeo, el consumo de aceite de oliva en los países comunitarios se movió en una dirección ascendente hasta la temporada 2004/05, cuando alcanzaron las 2.000.000 toneladas, para a continuación, comenzar un declive gradual hasta situarse en los niveles de 1996/97 (aproximadamente 1.600.000 t).

 

Según las estadísticas del COI Italia sigue siendo el mayor consumidor de la UE en términos de volumen, aunque su nivel de consumo comenzó a caer fuertemente en la campaña 2006/07, hasta situarse en las 520 000 t en la temporada 2014/15, el nivel más bajo del período de referencia, (estos datos tienen que ser vistos en un contexto en el que hace años había ciertas dudas sobre la exactitud de los mismos)

España, donde el consumo siempre ha oscilado, también ha visto una disminución desde 2005/06 y el volumen de consumo nunca ha vuelto a los niveles anteriores. Grecia, como Italia, también ha experimentado una cierta caída de consumo como consecuencia de las distintas etapas de crisis hasta llegar a situarse en las 160.000 toneladas. Esta disminución representa una caída de 22 pc en comparación con hace 20 años.

A pesar de que el consumo se concentra en los principales países productores, el aceite de oliva está empezando a ser consumido cada vez más en el grupo de otros países no productores donde el consumo se sitúa ya en más de 200 000 t.

Grecia lidera el consumo per cápita
A pesar la disminución en el consumo total de aceite de oliva en los principales países comunitarios, Grecia continúa liderando el ranking con 12,8 kg, aunque esta cifra es más baja que la del año anterior. Le sigue España (11,3 kg), Italia (10,5 kg) y Portugal (7,2 kg). A continuación vienen Chipre (5,5 kg), Luxemburgo (3,2 kg a causa de compras en supermercados por los consumidores de la vecina países), Malta (3 kg), Francia y Croacia (1,7 kg), Irlanda y Bélgica (1,4 kg) y Dinamarca (1,2 kg).

En cuanto al consumo en los otros países no miembros del COI, el crecimiento del consumo en los últimos años ha sido fuerte en Turquía y Marruecos, donde la producción también ha aumentado, así como en el grupo de otros países. El consumo en Argelia ha escalado en la segunda década del período de información, siguiendo los pasos de las mayores producciones, mientras que en Túnez se presenta un descenso entre 1999-00 y 2015/16.

En 2014, el consumo per cápita en este conjunto de países fue menor que en el UE. Como ejemplo los 4 kg en Albania y los 3,8 del Líbano en Jordania y Túnez, 3,6 kg en Marruecos, 2,4 kg en Israel y Libia kg y 1.4 en Turquía.

Entre los países no miembros del COI, los Estados Unidos ha visto el crecimiento más espectacular en el consumo total de aceite de oliva de los últimos 25 años, incluso si tenemos en cuenta que el consumo per cápita en EE.UU. en 2014 fue de sólo 0,9 kg, comparable a los niveles del Reino Unido y Alemania. Durante el período del informe, el consumo total aumentó asimismo en el resto de los países aunque en una escala mucho menor.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *