El sector impulsa las exportaciones de la mano del Gobierno

Carlos Cabanas, secretario general del Ministrio de Agricultura, afirma que “las nuevas leyes en materia agroalimentaria ayudarán a paliar la fragilidad y atomización existente en los diferentes eslabones de la cadena alimentaria”. En este sentido, ha resaltado que las leyes de mejora de la cadena, y de integración cooperativa, irán encaminadas a “mejorar el marco competitivo de las empresas agroalimentarias españolas y lograrán, además, una mejora de la calidad de nuestros productos”, lo que repercutirá favorablemente en los consumidores.

El sector agroalimentario está compuesto en España por casi 30.000 empresas, lo que representa más del 15% del total de de empresas de la industria manufacturera, y que en 2013 consiguió unas ventas netas de 91.903 millones de euros, con un crecimiento del 1,9% respecto al año anterior, lo que representa casi un 9% del PIB. Sin embargo, ha explicado Cabanas, “estas cifras no pueden hacer que nos olvidemos de las dificultades existentes y de que tenemos que seguir trabajando en los distintos eslabones de la cadena”.

LEY DE MEJORA DE LA CADENA ALIMENTARIA Y DE INTEGRACIÓN COOPERATIVA

Para tratar de corregir estos problemas, ha dicho, se ha aprobado la Ley de medidas para mejorar el funcionamiento de la cadena alimentaria, una norma que favorece una mayor equidad y garantías jurídicas en las relaciones comerciales, “tratando de lograr un marco de competencia justa que redunde en beneficio, tanto del sector, como de los consumidores, destinatarios finales de todo el proceso”, ha comentado Cabanas. De entre las medidas de regulación, el Secretario General ha destacado “el establecimiento de la obligación de formalizar por escrito los contratos alimentarios que se suscriban entre los operadores de la cadena”.

Además, “esta Ley, tiene una consideración especial hacia el sector lácteo, donde España ha sido pionera en la aplicación del “paquete lácteo” y en donde “nos decidimos por apostar firmemente y poner en marcha con prontitud todas las herramientas que se crearon específicamente para el sector y que ahora han sido incorporadas a otros sectores”. En este sentido, Cabanas ha mencionado que “se ha avanzado mucho”, ya que “según los últimos datos, la leche contratada a ganaderos fue de 536.042 tm, lo que supone que prácticamente la totalidad de la leche producida en España se encuentra bajo contrato”.

En cuanto a la autorregulación, se ha establecido un Código de Buenas Prácticas Mercantiles en la contratación alimentaria, se ha creado la figura de un mediador, al que podrán recurrir cualquiera de las partes en caso de desavenencia, y el Observatorio de la Cadena Alimentaria, cuyo Real Decreto de desarrollo está siendo tramitado. A raíz de la Ley también se crea la Agencia de Información y Control Alimentarios (AICA) cuyos principales retos serán “vigilar las relaciones comerciales entre comprador y vendedor de la cadena alimentaria, velar por los intereses de los agentes del sector agroalimentario, fomentar la participación y ofrecer soluciones ante los problemas detectados”, explica el Secretario General.

Por otra parte, con la finalidad de favorecer la integración de la oferta, el Gobierno ha impulsado la Ley de fomento de la integración de cooperativas y de otras entidades asociativas de carácter agroalimentario, que supone, según Cabanas, “la puesta en marcha de importantes reformas estructurales, destinadas a fomentar el aumento del tamaño de las cooperativas y de otras entidades de tipo asociativo”.

En este sentido, la ley contempla diversas medidas destinadas a fomentar la mejora de la estructura de la oferta en origen y la potenciación de grupos comercializadores de base cooperativa y dimensión supra autonómica, capaces de operar en toda la cadena agroalimentaria y en los mercados nacionales e internacionales. Se trata, en definitiva, de “facilitar que las entidades asociativas adquieran suficiente capacidad y dimensión, para desarrollar su estructura empresarial y contribuir al incremento de su eficacia y rentabilidad”, ha afirmado. La ley contempla también la elaboración de un Plan Estatal de Integración Asociativa en el que se recogen las dotaciones y actuaciones previstas.

Asimismo, Cabanas ha indicado que se está “finalizando el anteproyecto de Ley de Calidad Alimentaria”, cuyo objetivo es la consecución de la unidad de mercado, “escenario esencial para el funcionamiento competitivo de la economía española en la que la industria alimentaria desempeña un papel fundamental, siendo uno de los pilares del proyecto Marca España”.

“Otra de las normas actualmente en tramitación es el Proyecto de Ley de Denominaciones de Origen Protegidas e Indicaciones Geográficas de ámbito supra-autonómico”, ha explicado. Con este proyecto se pretende establecer para todas las DOP o IGP supra-autonómicas un régimen jurídico idéntico, independientemente del tipo de producto que regulen, con unos criterios comunes en cuanto al procedimiento para su reconocimiento y la regulación de las tareas de gestión, protección y control, así como establecer un marco normativo que clarifique la actual regulación nacional.

También, dentro de esta política de calidad, y con el fin de ganar presencia en los mercados internacionales, “se está impulsando una amplia revisión de una gran parte de las normas que regulan la calidad comercial de los productos alimentarios”. En esta legislatura ya se han aprobado y publicado las normas de aplicación a diferentes productos alimenticios, como son los productos ibéricos o los vinagres”.

De otra parte, el Ministerio continúa trabajando en la Estrategia “Más alimento, Menos desperdicio”, iniciada en abril pasado para prevenir el desperdicio alimentario y mejorar la eficiencia de la cadena alimentaria. Así, Cabanas ha comentado que “se están desarrollando diferentes campañas de concienciación, así como modificaciones en la normativa que contribuyen a reducir el desperdicio”.

Además, el Secretario General ha señalado que “próximamente se presentará el “Observatorio para la prevención de crisis en el sector agroindustrial”, un sistema de alerta temprana que nos permita conocer con una cierta antelación aquellas situaciones que pueden impactar sobre la normal actividad del sector agroindustrial”.

INTERNACIONALIZACIÓN

Carlos Cabanas ha destacado también la “consolidación evidente y mejora de nuestra presencia en los mercados internacionales” y ha indicado que éste “debe ser uno de los objetivos esenciales del sector y de nuestras políticas”. Con este objetivo, los ministros de agricultura y de Economía presentaron, el 20 de mayo de 2013, las Líneas Estratégicas para la Internacionalización del Sector Agroalimentario, documento que establece las líneas de trabajo para avanzar en la coordinación, la información y formación en materia de internacionalización, con vistas a lograr esa apertura de los mercados.

“Esta presencia en mercados internacionales debe producirse”, ha mencionado Cabanas, “presentando un adecuado nivel sanitario en nuestros productos”. Así, “se ha cerrado con el Ministerio de Sanidad un Real Decreto sobre las exportaciones, que tiene por objeto facilitar a nuestro sector su presencia en los mercados exteriores, respetando las exigencias de los países terceros pero, a la vez, simplificando el procedimiento y facilitando la certificación de las mercancías”. Por último, Cabanas ha destacado que “se ha trabajado con la industria para elaborar el marco estratégico para la industria de alimentación y bebidas, como documento de compromiso para la definición de la misi

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *