El cooperativismo alimentario, estratégico para el Gobierno

La ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, ha asegurado hoy que “el cooperativismo agroalimentario es estratégico para este Gobierno, tanto por los sectores en los que tiene actividad, como por el número de empresas, el empleo que genera y el número de socios de vuestras cooperativas”. “Los 1.179.323 socios representan un gran capital humano, con un potencial importantísimo para el futuro”, ha añadido.

 

Durante la clausura de la Asamblea General de Cooperativas Agroalimentarias, donde se ha producido el relevo del presidente Fernando Marcén por Ángel Villafranca, elegido en esta asamblea, la ministra ha destacado la cifra de facturación de las cooperativas, 25.696 millones de euros, que “se incrementó de forma significativa sobre el año anterior (7,8%)”. Asimismo, ha valorado la presencia de las cooperativas en sectores clave como frutas y hortalizas, aceite de oliva, alimentación animal, cultivos herbáceos y vino. “Sin olvidar el importante trabajo que realizáis en el área de suministros, que desarrolla el 46% de las cooperativas”, ha completado.

García Tejerina se ha referido también a la vertiente exportadora, que contribuye de forma decisiva a la mejora de la balanza comercial. “Se han producido avances considerables, como el incremento del número de cooperativas exportadoras en un 4%, y la facturación en un 7%. Además, ya exportan casi el 30% de las cooperativas, y una cuarta parte de la facturación va a los mercados exteriores. Son datos alentadores”, ha explicado

Además, la ministra ha destacado el papel que desempeñan las cooperativas en el mantenimiento del empleo directo, en el que se registró un aumento del 1,4% sobre el año anterior. “Algo aún más destacable, teniendo en cuenta que disminuyó un 0,4% el número de cooperativas (3.844 en 2012). Esta evolución pone de manifiesto la capacidad de reacción del sector ante una situación de crisis”, ha precisado.

A juicio de la ministra, estos datos reflejan claramente una fortaleza y una debilidad del sistema cooperativo español. “Por una parte, el número de socios es un 3% mayor que en 2011 y representa la fuerza de la unión, el espíritu colectivo, la capacidad de asumir riesgos y proyectos mancomunados. Un gran activo que hay que valorar. Y, por otra, el número de cooperativas, que refleja una atomización considerable, que se traduce en una cifra de negocio baja. Casi tres cuartas partes de las cooperativas facturan menos de cinco millones de euros”, ha destacado.

Tenemos muchas cooperativas y de escasa dimensión. Y eso resta a nuestro sector capacidad de negociación, de acceder a nuevos mercados; y limita su potencial innovador”, ha añadido.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *