Escasa incidencia de Tuta absoluta en plantaciones de tomate que instalaron Nesidiocoris desde el semillero

El inicio del ciclo productivo de tomate de primavera pone claramente de manifiesto el buen estado de sanidad vegetal en aquellas explotaciones donde los enemigos naturales ya venían incorporados en la planta desde la fase de semillero. Los técnicos de Koppert han podido comprobar en campo la eficacia de Nesidiocoris tenuis en el control de poblaciones de Tuta absoluta y Trips.

 

La saludable situación de los cultivos avala la firme apuesta de Koppert por el uso de Nesidiocoris en el ciclo de primavera, ya que ha demostrado ser el enemigo natural implacable con los insectos vectores que más perjudican la producción de tomate en la recta final de la campaña.

La escasa incidencia de Tuta absoluta ha sido posible gracias a la perfecta instalación del enemigo natural en las plantaciones. Las sueltas preventivas en semilleros que Koppert recomendó entre los meses de enero y febrero han sido decisivas, porque las colonias de Nesidiocoris ya estaban activas cuando ha comenzado a registrarse el aumento de las temperaturas que facilita la presencia de Tuta y Trips.

Nesidiocoris, la mejor opción

Desde que Koppert introdujo la técnica de sueltas en semillero para control de Tuta absoluta en tomate, la eficacia de Nesidiocoris ha quedado completamente demostrada. Actualmente, no hay enemigo natural en el mercado que sea tan voraz y que además soporte perfectamente tratamientos puntuales con plaguicidas y fungicidas, tanto en semillero como en finca. Todo ello, sin olvidar que Nesidiocoris tiene un ciclo vital corto y tarda menos días en pasar de la fase de huevo a adulto, por lo que está disponible para defender el cultivo antes que otros enemigos naturales.

A esto se añaden nuevos beneficios que hasta ahora se desconocían. Recientes ensayos del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA) dirigidos por el Doctor Alberto Urbaneja han confirmado que la presencia de Nesidiocoris desencadena en las plantas de tomate la liberación de sustancias volátiles que generan un efecto repelente en las plagas.

A la vista de los resultados obtenidos en el inicio de esta campaña de primavera, Koppert confía en que el control biológico en tomate de temporada se generalice en breve plazo de tiempo. Así, la producción de tomate almeriense ganará en calidad y en rentabilidad, no puede olvidarse que la plaga de Tuta Abosluta puede llegar a disminuir la producción entre un 50% y un 100%, con el consecuente perjuicio económico para el productor.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *