El Parlamento Europeo aprueba que el polen como componente de la miel

La comisión de Medio Ambiente del Parlamento Europeo (PE) respaldó el acuerdo con los Estados miembros para considerar el polen un componente natural de la miel y no un ingrediente.

La comisión siguió así lo aprobado en el pleno el pasado mes de enero, en el sentido de considerar el polen como un “componente natural” de la miel, con lo que se evita que sea obligatorio etiquetar la presencia de trazas de polen transgénico, con el correspondiente sobrecoste para los productores. El voto del Parlamento del mes de enero fue contrario a lo que en un principio había propuesto la propia comisión de medio ambiente, que era en origen partidaria de considerar el polen como “un ingrediente” y no un componente.

Al considerarse un componente natural de la miel, no es necesario etiquetar cualquier presencia de polen genéticamente modificado. Según las normas europeas sobre los organismos genéticamente modificados (OGM), sólo una cantidad superior al 0,9 por ciento necesita ser etiquetada. Como el polen solo representa alrededor del 0,5 por ciento en cada lote de miel, nunca excederá el porcentaje requerido para su etiquetado

Los andaluces, con cerca de 600.000 colmenas y unas 7.100 toneladas de miel producidas al año, son los primeros productores de España, según establece el Programa nacional de medidas de ayuda a la apicultura para el periodo 2014-2016. Andalucía, junto a Valencia, aportan cada una de ellas el 21 por ciento de la producción nacional, según esta estadística.

 

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *