Novedades Agrícolas y Bayer CropSciencie ceden al Ifapa de la Mojonera una instalación para gestionar restos de fitosanitarios

El Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha insalado en su centro de La Mojonera un ‘Phytobac®’ un dispositivo cedido por las empresas Novedades Agrícolas y Bayer CropScience para la gestión de los restos de caldo fitosanitario y efluentes de lavado de los equipos de aplicación.

 

El Real Decreto 1311/2012 prohíbe el vertido de los restos de mezcla excedentes de los tratamientos fitosanitarios y obliga a tomar todas las medidas necesarias para que, en la eliminación de los sobrantes que queden en los depósitos tras la aplicación y en la posterior limpieza de los equipos de tratamiento, no se pongan en peligro la salud humana y el medio ambiente, dando preferencia, siempre que sea posible, a la gestión de estos restos mediante instalaciones o dispositivos preparados para eliminar o degradar residuos de productos fitosanitarios.

El centro IFAPA de La Mojonera tiene una finca de 3,5 hectáreas con cultivos hortícolas en invernadero y 1,5 hectáreas con cultivo de cítricos. El equipo instalado permite la gestión de los restos de caldo fitosanitario y de limpieza de instalaciones y equipos que se utilizan en la finca, y al mismo tiempo, ofrece la oportunidad de mostrar estos sistemas de gestión respetuosos con el medio ambiente a los más de mil alumnos que cada año participan en las actividades formativas del centro Ifapa de La Mojonera.

Ejemplo de agricultura sostenible

Phytobac® permite la eliminación de restos fitosanitarios minimizando el riesgo de contaminación del suelo y aguas subterráneas. Los posibles contaminantes se descomponen por la acción de microorganismos en un lecho biológico (mezcla de tierra de cultivo y paja de cereal), así como por reacciones abióticas de hidrólisis y oxidación, de forma natural. El sistema requiere mantener unas condiciones de humedad y aireación que permitan la actividad microbiológica. Con el mantenimiento adecuado, este método de biodegradación, no genera residuos tóxicos que requieran los servicios de un gestor autorizado. El sistema instalado constituye, por tanto, un ejemplo de agricultura sostenible y de concienciación medioambiental.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *