Más de 400 personas asistieron a la jornada técnica organizada por Junta sobre el virus del New Delhi’

Más de 400 agricultores y técnicos del sector hortofrutícola almeriense participaron ayer en la jornada organizada por el Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa), de la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, dedicada al ‘Tomato leaf curl New Delhi virus’ (ToLCNDV). La inscripción de participantes dejó pequeño el salón de actos de Suca, y buena parte de los asistentes tuvieron que seguir de pie el desarrollo de las ponencias.

 

Esta acción formativa, cofinanciada en un 80% por el Fondo Social Europeo, dentro del Programa Operativo de Andalucía 2007-2013, se ha organizado tras la reciente aparición el de un nuevo virus en los cultivos de calabacín –el ‘Tomato leaf curl New Delhi virus’. Este nuevo virus, que se detectó el pasado verano en Andalucía y en Murcia y que se transmite por la mosca blanca (Bemisia tabaci), se originó en países asiáticos, pero desde su entrada en el sur de España se ha propagado rápidamente en cultivos de invernadero y aire libre.

Durante la jornada, técnicos e investigadores del Laboratorio de Producción y Sanidad Vegetal de Almería, del Ifapa, de la Delegación Territorial de Agricultura y del Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas de Almería presentaron los resultados de los estudios que han realizado en los últimos meses, y atendieron dudas y preguntas de los asistentes.

La presencia de Tomato leaf curl New Delhi virus presenta un reto para la horticultura intensiva, no solamente para Almería sino también para todo el sur de España. Con esta jornada técnica se ha intentado trasladar al sector la información disponible para comprender los problemas encontrados en la actual compaña y para estar preparados lo mejor posible de cara a la siguiente campaña hortícola.

 

Desde la aparición del virus, la Delegación Territorial ha trasladado al sector una serie de recomendaciones, tanto para las plantaciones existentes, como para las futuras.

Recomendaciones

-Medidas de control obligatorias. Medidas de carácter fitosanitario

a) Controlar las poblaciones de mosca blanca de manera que se minimice en todo momento la presencia del insecto, bien mediante un control biológico continuo eficaz, bien mediante tratamientos químicos, conjuntamente con el uso de todas aquellas prácticas culturales que ayuden a reducir el vector (trampas cromotrópicas….). En caso de tratamientos químicos, alternar las aplicaciones con productos de distintos grupos químicos.

b) Utilización masiva de trampas cromotrópicas para seguimiento y captura de insectos vectores, previo incluso, al momento de la plantación.

c) Material vegetal procedente de semillero, sano y libre del vector, con su correspondiente pasaporte fitosanitario.

-Medidas de carácter estructural.

a) La estructura del invernadero deberá mantener una hermeticidad completa que impida el paso de insectos vectores.

b) Colocación de malla en las bandas y cumbreras del invernadero de una densidad mínima de impida la entrada del insecto vector.

c) Colocación de doble puerta o puerta y malla en las entradas del invernadero.

d) Colocación de manta térmica sobre el cultivo libre del vector, desde el inicio hasta que agronómicamente sea recomendable retirarlas (previo inicio recolección).

-Medidas de carácter higiénico.

a) Arrancar y eliminar inmediatamente las plantas afectadas por virus desde el inicio del cultivo, mediante embolsado y deshidratación, con entrega a un gestor autorizado de residuos vegetales. Posteriormente, según criterio técnico, y en función del virus específico y su presencia, se procederá a la eliminación de las plantas. La eliminación de las plantas se realizará mediante transporte, en camiones o contenedores cerrados, a los centros de tratamiento de residuos vegetales. En caso de plantas afectadas por virus transmitidos por insectos vectores se tratarán con insecticidas específicos antes de su retirada de la parcela.

b) En general se intensificarán las medidas de limpieza de restos vegetales y malas hierbas en el invernadero y alrededores, dejando más de 1 m. de perímetro limpio de malas hierbas.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *