El Ayuntamiento habilitará una oficina para la declaración de daños y solicitará ayudas tras los graves perjuicios ocasionados por la tormenta de lluvia y granizo

El Ayuntamiento de El Ejido va a habilitar a partir de mañana una oficina técnica para la declaración de daños tras los graves perjuicios ocasionados por las fuertes precipitaciones de lluvia y granizo que han descargado esta tarde sobre el municipio y que han provocado importantes destrozos en 300 hectáreas del municipio, cuantificadas en una primera estimación.

 

Además, se solicitará por parte del Consistorio que se habilite una línea de créditos blandos para ayudar a los agricultores que han visto anegadas y derribadas sus fincas y, por tanto, han perdido los cultivos en el arranque de la campaña agrícola.

El alcalde de El Ejido, Francisco Góngora, ha recorrido esta tade el término municipal para comprobar in situ los daños ocasionados por la tormenta que en poco espacio de tiempo ha anegado calles, ha inundado algunos sótanos y viviendas y, especialmente, ha provocado cuantiosos daños en superficies invernadas.

A la visita por las zonas damnificadas se han incorporado junto al alcalde ejidense a lo largo de la tarde el subdelegado del Gobierno, Andrés García Lorca, la delegada del Gobierno de la Junta de Andalucía, Sonia Ferrer y el delegado de Agricultura y Medio Ambiente, José Manuel Ortiz.

Góngora ha comprobado que “las lluvias y precipitaciones de granizo que se han producido han generado situaciones de emergencia y cuantiosas pérdidas, daños en viviendas y locales, instalaciones agrícolas, cultivos e infraestructuras agrarias, sin que hasta el momento podamos cuantificar el valor económico de las pérdidas”.

El primer edil ha visitado las zonas más afectadas, que han sido la parte norte de Santa María del Águila, el Polígono de La Redonda y Las Norias de Daza, en donde concentra el mayor número de fincas y parcelas inundadas, estructuras agrícolas en el suelo, naves industriales anegadas y caminos cortados por el agua.
De igual modo, han salido algunas ramblas, siendo las más significativa la de La Cueva de la Sal, la Rambla del Águila y La Maleza, que ha sacado un abundante caudal de agua que ha arrastrado cuanto ha encontrado a su paso.
Hasta el momento, según las estimaciones de los técnicos municipales del Área de Agricultura hay unas 300 hectáreas afectadas en todo el municipio. En 150 de ellas el granizo ha derribado por completo los invernaderos al suelo y en las 150 hectáreas restantes se han visto afectadas gravemente las estructuras de las instalaciones agrícolas.

Góngora ha declarado que “la situación es dramática pero están localizadas las zonas más afectadas y afortunadamente no ha habido que lamentar daños personales, vamos a realizar los informes de daños y a realizar una valoración de la pérdida económica que esta catástrofe va a suponer para el campo”. En este sentido, el primer edil ha señalado que “se van estudiar la solicitud de diferentes líneas de ayudas económicas para paliar los cuantiosos perjuicios sufridos”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *