Arias Cañete: “La línea roja del Gobierno es que ningún sector entre en pérdidas por razón de la aplicación de esta reforma de la PAC”

El ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, ha asegurado que “la línea roja del Gobierno es que ningún sector entre en pérdidas por razón de la aplicación de estas reforma de la Política Agraria Común, sino que todos sigan manteniendo un nivel de ayudas que su cuenta de explotación siga siendo positiva.”

 

Miguel Arias Cañete hacía estas declaraciones tras reunirse con el comisario de Agricultura de la UE, Dacian Ciolos, al que “hemos explicado las características especiales del sistema agroganadero español, la diversidad de cultivos y las enormes diferencias que existen de costos de producción entre unos cultivos y otros, y la imposibilidad de una aplicación absoluta de la convergencia interna”.

Según ha subrayado, aún existen discrepancias en algunos puntos de interés para España, como los relacionados con la convergencia interna o “tasa plana” que la Comisión defiende para repartir los apoyos dentro de cada Estado miembro. Según ha señalado el ministro, la Comisión defiende asegurar al menos un nivel de ayuda equivalente al 75% de la media europea, “pero España ya le ha transmitido al comisario que España no puede admitir ese porcentaje”, ha recalcado el ministro.

Además, España ha pedido que se introduzcan elementos correctores que puedan limitar aún más esa convergencia. En opinión del ministro, se trata de impedir que los agricultores puedan tener una disminución de las ayudas comunitarias que pongan en riesgo la viabilidad de sus explotaciones. “Nosotros queremos mantener la viabilidad de todos los cultivos en todas las regiones, y contar con unos sistemas de apoyo que eviten trasferencias indeseables entre territorios o agricultores”, ha recalcado.

Por otra parte, Arias Cañete ha apuntado que se han conseguido avances importantes en el modelo de regionalización, cuya flexibilización permitiría neutralizar el impacto de la convergencia interna. En concreto, el modelo que propone España combina potencial productivo y comarcas geográficas, con enorme flexibilidad para definir el número de regiones que sea más adecuado. “Creo que eso lo hemos obtenido y nos va a permitir hacer una regionalización muy sofisticada que pueda neutralizar los efectos más intensos de la convergencia interna.

TRILOGOS

A pesar de que aún existen discrepancias, el ministro ha anunciado que a lo largo de la semana “seguiremos buscando aproximaciones para que el próximo Consejo en Luxemburgo podamos cerrar un acuerdo que permita mantener todo el potencial productivo español y que nuestros agricultores y ganaderos sigan percibiendo apoyos similares a los actuales, y seguir siendo competitivos”.

“Estamos en una semana crucial”, ha asegurado, donde se van a celebrar muchos trílogos entre el Consejo, la Comisión y el Parlamento Europeo, “y estamos buscando que el compromiso que se alcanzó en el Consejo sea respetado por la Comisión Europea”.

Según ha comentado, los trílogos tienen todavía temas importantes que resolver “y todo depende de la flexibilidad de las posturas. Tanto la Comisión como el Parlamento y el Consejo tendrán que ceder”. A partir de ahí, “España podrá apoyar un compromiso político siempre que tengamos unos márgenes de flexibilidad que permitan que nuestros agricultores y ganaderos no vean reducidas las ayudas y puedan mantener sus beneficios”, ha concluido.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *