La Unión de Uniones resalta que de nuevo los conflictos de la UE con otros países repercuten en los agricultores españoles

La Unión de Uniones de Agricultores y Ganaderos denuncia que una vez más la agricultura, en este caso el sector del vino, se ve inmersa en un posible veto como represalia a un conflicto entre la Unión Europea y otro país como sucede en la actual guerra comercial con China.

 

China ha amenazado con vetar las importaciones de vino europeas tras el gravamen temporal del 11,8% impuesto por la UE a los paneles solares fabricados en ese país asiático. La UE acusa a China de supuestas prácticas de comercio desleal en los paneles solares y las autoridades chinas han respondido con una investigación sobre el vino europeo que puede desembocar en un futuro veto.

La Unión de Uniones demanda diálogo y negociación a las autoridades europeas para evitar que una amenaza se convierta después en un veto, porque no hay que olvidar que China se trata de un país emergente en el consumo e importación de nuestros vinos. En este sentido, el valor de las exportaciones de vino español a China fue el año pasado de 89,2 millones de euros, el segundo país europeo que más envía allí tras Francia. En el primer trimestre de este año se llevan vendidos ya 9,7 millones de litros de vino español a territorio chino.

Para la Unión de Uniones un problema de comercio industrial repercute directamente sobre un posible veto a un producto agrícola y, en este caso se trata de un producto muy importante para la economía española y para los productores de muchas zonas del Estado.

“Siempre estamos metidos los agricultores, queramos o no, como moneda de cambio de los conflictos políticos y guerras comerciales de la Unión Europea. Ahora es el caso de China y anteriormente lo ha sido con otros, como por ejemplo en las negociaciones con Marruecos”, aseguran desde la Unión de Uniones.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *