El Ayuntamiento de El Ejido inicia una campaña de revisión de las medidas de protección en las balsas de riego del municipio

El Ayuntamiento de El Ejido, a través de su Concejalía de Agricultura, ha iniciado una campaña de revisión de las medidas de protección en las balsas de riego del municipio.

La finalidad principal de esta iniciativa es la informar a los propietarios de los embalses de la necesidad de cumplir la normativa vigente, artículo 8.3.3 y artículo 8.3.12.4 del Plan General de Ordenación Urbana de El Ejido, en cuanto al mantenimiento y buen vallado que se exige para impedir el acceso accidental a embalses y balsas de los invernaderos.

 

El concejal de Agricultura del Ayuntamiento, Manuel Gómez Galera, ha explicado que “aunque es habitual este tipo de inspecciones en las explotaciones agrícolas del término municipal durante todo el año, es ahora, al encontrarse próxima la finalización de la campaña agrícola cuando desde el Consistorio se está haciendo mayor hincapié en que los agricultores revisen el cumplimiento de lo estipulado en la normativa vigente a este respecto”. En esta línea, el edil ha recordado “la necesidad de instaurar medidas que eviten accidentes en estas infraestructuras tanto por parte de los trabajadores de las fincas como de aquellas personas ajenas a las mismas pero que, en un momento dado, puedan acceder a éstas con el consecuente riesgo que ello representa”.

En el municipio hay 7.002 explotaciones agrícolas que se abastecen de 4.890 balsas de riego, por lo que “resulta muy necesario trabajar en erradicar los accidentes, en las balsas mediante la realización de campañas de información a la población, la mejora de las medidas de seguridad y la inspección del cumplimiento de la normativa vigente en esta materia”.

Gómez Galera ha remarcado que “se trata de una actuación con la que se pretende hacer cumplir el contenido de la norma para no tener que lamentar determinadas situaciones de riesgo para la salud de los trabajadores”

El edil ha destacado que “el planeamiento general contempla una regulación para evitar los peligros de las balsas con vallados perimetrales y siempre en función de la propia estructura de las balsas y que se está realizando un trabajo muy importante en materia de prevención, tanto con los nuevos proyectos como con disciplina urbanística mediante expedientes sancionadores”. En este mismo sentido, ha remarcado que “se van a reforzar los controles, de manera que todos los miembros de la patrulla rural y los inspectores rurales, hagan un seguimiento de la situación en la que se encuentran las balsas para que cumplan con todas las medidas de seguridad, especialmente aquellas que presentan mayor riesgo, como es el caso de las balsas de tierra y con suelo de plástico”.

El concejal ha detallado que “desde que comenzó el año se han instruido 91 actuaciones y, salvo que se opte por otras medidas de carácter disuasorio, se pretende finalizar la inspección en lo que queda de año, de manera más intensa”.

Por último, ha recordado “la obligatoriedad de establecer medidas de seguridad de estos embalses según lo regulado en la Ley de Prevención de Riesgos Laborales que obliga al propietario de la balsa a adoptar cuantas medidas sean necesarias para garantizar la salud de los trabajadores en el interior de la explotación agrícola”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *