José Manuel Ortiz pide a los agricultores que se sientan orgullosos de la labor que realizan por Almería

José Manuel Ortiz, delegado territorial de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, ha pedido a los agricultores de Almería que “se sientan orgullosos de la labor que realizan por la provincia”, porque más allá del análisis coyuntural que se realice de la campaña –que unas veces podrá ser positivo y otros negativo-, lo cierto es que el sector hortofrutícola no sólo es el principal sector de la economía de la provincia desde hace tres décadas, sino que en momentos de dificultades como los actuales se está comportando como el principal motor de la economía almeriense y refugio de mano de obra expulsada de otros sectores con más problemas”.

 

Así lo ha manifestado José Manuel Ortiz en su intervención en el acto de clausura del VII congreso provincial de la organización agraria COAG, al que ha asistido esta mañana, una intervención en la que ha apelado a lo que él denomina “una defensa del optimismo con los pies en el suelo”.

En su discurso, el delegado de la Junta de Andalucía ha recordado que en diciembre de 2012, la cifra de afiliados al Sistema Especial Agrario en la provincia se situó en 49.698 cotizantes, casi un 20% más que a finales de 2010, cuando apenas superaba los 42.000 afiliados. “Esto significa que los empresarios agrícolas, a pesar de las dificultades, no sólo no habéis frenado la contratación laboral, sino que estáis acogiendo más mano de obra, y esto es digno de ser valorado y reconocido”.

Optimismo moderado

En el análisis de la primera parte de la campaña 2012-2013, José Manuel Ortiz ha mostrado un optimismo moderado por los resultados parciales, porque “a pesar de algún contratiempo inicial y de los altibajos que suelen producirse todos los años, creo que es esperanzadora”. Y es que, según los datos que ha aportado (correspondientes al periodo septiembre-enero), con un 7% menos de producción de hortalizas, la facturación se ha incrementado un 12%. En cualquier caso, ha insistido en que para hacer el balance habrá que esperar a que finalice la campaña, “ya que sabemos que el tomate ha tenido un comportamiento muy irregular y la bajada en kilos por metro ha sido significativa”.

Por lo que se refiere al análisis de las exportaciones, el delegado de la Consejería también ha valorado los resultados, ya que Almería, que vende fuera ya el 70% de lo que produce, exportó en la campaña 2011-2012 más de 2,1 millones de toneladas, un 15% más que en la campaña anterior, valoradas en más de 1.800 millones de euros, casi un 11% más, lo que consolidó a Almería como la primera exportadora de verduras de España, con un 40% de las ventas, y la quinta en ventas de frutas.

Según Ortiz, estas cifras, “además de confirmar el vigor del sector hortofrutícola almeriense y su capacidad para llegar a los mercados, lo que dejan claro es que en la base de todo están los productos, su calidad y su seguridad, que es en definitiva lo que quieren los consumidores europeos, cada vez más exigentes”.

Debilidades y retos

En su intervención, el delegado de la Consejería ha advertido de que “los datos estadísticos, por buenos que sean, no pueden ocultar que la potente agricultura almeriense también tiene debilidades y amenazas, y por tanto, no vamos a ser tan cándidos como para dejar de recordar que también hay problemas”.

La principal preocupación, según ha manifestado, es la pérdida de rentabilidad, debido a unos costes crecientes de algunos inputs, así como a los precios en origen que salvo excepciones coyunturales son tan bajos que erosionan los márgenes de beneficio de los productores”. Asimismo, ha hecho referencia a la repercusión negativa de los acuerdos comerciales con terceros países –sobre todo cuando se incumplen los compromisos-, y a la reforma de la Política Agrícola Común, ya que, según ha dicho, “los agricultores y ganaderos de Almería se juegan mucho con la nueva PAC, y sobre las negociaciones, aunque no están cerradas y todavía hay margen para la mejora, las noticias no son buenas”.

El delegado de la Junta ha finalizado su intervención hablando de los retos que tiene la horticultura de Almería para mantener e incluso mejorar su posición de vanguardia. Para ello, según ha manifestado, “hay que seguir haciendo esfuerzos por aumentar la rentabilidad de las explotaciones, que el trabajo y el producto obtengan un precio justo; habrá que seguir mejorando las explotaciones, controlar la producción y lograr un sector agroalimentario fuerte, con una mayor dimensión, y capaz de obtener el máximo valor añadido”. La calidad, la sostenibilidad y la innovación, según él, son los tres pilares fundamentales sobre los que debe asentarse el futuro del sector.

José Manuel Ortiz ha concluido afirmando que está convencido de que “en es-te afán por alcanzar estos retos, las organizaciones profesionales agrarias como la COAG, sin renunciar a vuestros principios, tenéis que seguir desempeñando un papel activo y de colaboración con la Junta de Andalucía para sacar adelante proyectos que contribuyan a mejorar la vida de nuestro medio rural”.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *