La Junta comprobará la veracidad de la información y la calidad de alimentos y bebidas

Los servicios de Consumo de la Junta van a realizar una campaña para comprobar la información y la calidad que anuncian alimentos y bebidas en su etiquetado, para detectar posibles alteraciones, adulteraciones o fraudes, tal y como establece el plan general de inspecciones de 2013. Con esta finalidad, está previsto analizar un total de 1.142 etiquetas y tomar 185 muestras de productos de diversos grupos.

 

Para realizar las inspecciones, a cada provincia se le ha asignado un grupo de alimentos, que en el caso de Almería son dietéticos y especiales, legumbres y sopas, potajes y salsas, con un total de 122 actuaciones inspectoras. A Cádiz, le corresponden aguas y hielo, huevos y pescado, marisco y derivados, con un total de 158; a Córdoba 165 de bebidas alcohólicas, frutos de cáscara y aperitivos y harinas y derivados; a Granada, harinas y derivados, leche y productos lácteos, con un total de 181 actuaciones inspectoras; a Huelva, carnes y derivados, confitería (miel) y preparados de carne y productos cárnicos, con un total de 145.

La provincia de Jaén realizará un total de 166 controles sobre bebidas no alcohólicas, condimentos y especias y frutas, verduras y hortalizas; Málaga, un total de 188 controles sobre productos de confitería, helados y postres y zumos y néctares. Por ultimo, en la provincia de Sevilla están previstas 202 actuaciones para el control de alimentos estimulantes y derivados, cereales, conservas vegetales y grasas comestibles.

Asimismo, la campaña de control prevé que se tomen muestras de alimentos y bebidas concretas, de tal forma que se han repartido homogéneamente actuaciones a cada provincia de la mayoría de los grupos de productos anteriores. Así, se van a analizar muestras de huevos de gallina frescos de la categoría A para verificar su etiquetado, peso unitario, defectos de cáscara y de la yema, entre otros aspectos; quesos con denominación de origen, en los que se tendrá en cuenta el etiquetado y el porcentaje de humedad, grasa y proteínas. En el caso de vinos con denominación de origen y ecológicos, se controlarán determinados parámetros que afectan a la calidad; en la miel monofloral de romero, tomillo y lavanda se controlará el polen y la calidad del producto, y en el azafrán, la autenticidad y el contenido efectivo.

Otros productos

Otros productos que van a examinarse son cereales, galletas y pastas que se califican como “fuente de fibra” o “alto contenido en fibra” y patatas fritas y panes que incluyen las indicaciones ‘bajo contenido en sodio/sal’, ‘muy bajo contenido de sodio/sal’, ‘sin sodio o sal’ o ‘sin sodio/sal añadido’. Del mismo modo, espárragos blancos en conserva categoría extra, melocotón en almíbar, mermeladas con edulcorantes, mejillones en conserva, salsa de mesa (tomate frito, ketchup no light y mostaza), ketchup light, turrón duro y blando de Alicante y Jijona, respectivamente, y azúcar moreno de caña integral.

Las muestras que se tomen de estos alimentos y bebidas se enviarán al Laboratorio del Centro de Investigación y Control de la Calidad de Barajas (Madrid) para su análisis.

Las inspecciones se van a realizar en comercios minoristas y mercados, prestando también atención a establecimientos que comercializan marcas blancas y productos importados de terceros países como China, Turquía y Rusia, entre otros. En algunas de estas visitas, los inspectores de Consumo podrán ir acompañados de técnicos de las consejerías de Agricultura y de Salud, dependiendo de la actuación que se vaya a efectuar.

Según la Ley 13/2003 de Defensa y Protección de los Consumidores y Usuarios de Andalucía, las irregularidades o incumplimientos relativas al etiquetado constituyen una falta leve y conllevan una sanción que oscila entre 200 y 5.000 euros.

Recomendaciones

Desde la Secretaria General de Consumo de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales se advierte de la necesidad de comprobar el etiquetado antes de comprar el producto, para conocer las menciones e indicaciones que impone la norma, además de las cualidades y condiciones que debe cumplir.

Las etiquetas deben indicar la denominación de venta del producto, nombre que no puede sustituirse por una marca comercial o de fábrica o denominación de fantasía. Esta información debe ir acompañada del estado físico del producto alimenticio o del tratamiento específico a que ha sido sometido (en polvo, liofilizado, congelado, concentrado, ahumado y otros). Igualmente, debe aportar la lista de ingredientes en orden decreciente al peso de los mismos, la cantidad neta del producto y la fecha de duración mínima o de caducidad. Si se trata de bebidas alcohólicas superiores a un volumen de 1,2%, debe indicarse éste de forma expresa.

Igualmente debe informar también sobre las condiciones especiales de conservación y de utilización, si las hubiera, así como el número del lote, que deberá figurar en sitio visible, claramente legible e indeleble.

Otras informaciones obligatorias en el etiquetado son la identificación de la empresa, que deberá detallar el nombre, razón social o denominación del fabricante o el envasador, o de un vendedor establecido dentro de la Unión Europea y, en todo caso, su domicilio. Del mismo modo, debe señalarse el lugar de origen o procedencia del producto, especialmente si procede de fuera del espacio comunitario.

Desde Consumo se recuerda que el etiquetado no debe inducir a error sobre la naturaleza, identidad, cualidades, composición, cantidad, duración, origen o procedencia y modo de fabricación o de obtención. Asimismo, no podrá atribuir al producto efectos o propiedades que no posea, ni sugerir que tiene propiedades preventivas, terapéuticas o curativas de una enfermedad humana.

La información del etiquetado debe ser visible, legible, comprensible, e imborrable, además de figurar en castellano. Debe estar en un lugar destacado, que se vea fácilmente, sobre todo la denominación de venta, la cantidad neta y el marcado de fechas.

Esta información de la Junta se encuentra más detallada en un microespacio que ha elaborado la Secretaría General de Consumo, con consejos y recomendaciones, garantías y derechos de las personas consumidoras y usuarias y la forma de ejercerlos. La información está disponible en la plataforma multicanal de Consumo Responde y a través de las redes sociales, en concreto en la página web http://youtu.be/uiSQYA5o9a4

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *