Castillo de Tabernas ha creado 150 empleos en la campaña de aceituna de este año, obteniendo una cosecha excelente

En esta campaña 2012-2013 Castillo de Tabernas se ha convertido en uno de los mayores productoras mundiales de aceite de oliva virgen extra de calidad gourmet, gracias a los más de 600.000 litros que esta empresa andaluza, ha producido en su plantación situada en el Desierto de Tabernas, en Almería. Esta cantidad posiciona a la almazara de la empresa almeriense, a la cabeza mundial de producción de virgen extra con sólo 0,1º de acidez natural.

 

La cantidad producida supone un mantenimiento de la producción, sobre el año pasado, gracias a las bondades del clima del Desierto de Tabernas del que se extrae un aceite de oliva virgen extra, con unas características físicas y organolépticas específicas y diferenciadas y.

Según Rafael Úbeda, presidente Ejecutivo del grupo, “con la cosecha de este año vamos a potenciar nuestro proyecto internacional, pudiendo llegar a un mayor número de clientes y mercados”.

Alcanzar la mas alta calidad requiere la suma de varios factores y los de Castillo de Tabernas se basan en su acidez natural de 0,1º (que muy pocos aceites en el mundo alcanzan), su sistema de producción integrada, con estrictos controles, para garantizar cosecha tras cosecha, las mismas propiedades y características organolépticas, y la extraordinaria ubicación del olivar en el Desierto de Tabernas, con el mayor número de horas de sol al año de Europa, y unas condiciones climáticas únicas.

Para la presente cosecha además se ha incrementado el empleo en la zona del Desierto, con la creación de cerca de 150 nuevos empleos en la campaña para los procesos de recogida, molturación, y envasado para los mercados exteriores.

El Aceite de Oliva Virgen Extra “Castillo de Tabernas” procede en su totalidad de la plantación propia familiar de 460 hectáreas, y se comercializa desde el Desierto de Tabernas en Almería, tras un proceso de producción que permite a las aceitunas llegar a la almazara completamente sanas, con las unas variedades de aceituna que, adaptadas al clima desértico, han evolucionado hacia un aceite de oliva virgen extra, muy frutado y muy suave y diferenciado de otras comarcas productoras.

Con la cosecha de este año, Castillo de Tabernas pretende aportar varios productos innovadores, al sector de aceite de oliva.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *